La ley establece que los padres que no paguen la pensión a sus hijos durante tres o más cuotas, sean sucesivas o alternadas, serán inscritos en el Registro de Deudores Alimentarios Morosos (Redam) que será administrado por el Poder Judicial y se creará una vez que la ley sea promulgada por el Ejecutivo y entre en vigor.


Los padres inscritos en este registro no podrán acceder a créditos financieros ni a cargos jerárquicos en los tres poderes del Estado o en empresas estatales.

Tampoco podrán obtener registros en las municipalidades ni habilitar locales comerciales.

El objetivo de la ley es “proteger al niño o niña y reforzar la legislación sobre el castigo para el incumplimiento de la obligación de prestación alimentaria por parte del padre”, según un comunicado de la Cámara Baja.

La ley, que ya había sido aprobada en la Cámara de Diputados, fue sancionada este jueves en el Senado, después de eliminar los apartados referentes a las sanciones civiles aplicables a los padres morosos.

El proyecto legislativo fue elaborado en conjunto con la Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, el Ministerio de la Mujer, el Poder Judicial y el Banco Nacional de Fomento (BNF). EFE