La compañía japonesa Fujitsu presentó hoy un dispositivo similar a un reloj que mide la temperatura, humedad y ritmo biológico del usuario para prevenir accidentes laborales provocados por golpes de calor.


El año 2016 está camino de convertirse en el más caliente de la historia.

Mediante unos sensores, el dispositivo calibra las condiciones atmosféricas que rodean a la persona y miden su pulso y movimientos.

Si los niveles de calor y humedad exceden cierto nivel o el usuario muestra signos de fatiga, el artilugio envía un mensaje de alerta a los ordenadores de una oficina central ante un posible colapso, explicó la empresa nipona en un comunicado difundido hoy.

El aparato está pensado para profesionales que trabajan en el exterior, como operarios de la construcción o del sector agrícola, y diseñado para evitar accidentes relacionados con el exceso de calor y para responder con mayor rapidez si éstos se producen, expuso la compañía.

Fujitsu tiene previsto empezar a comercializarlo a finales de año.

El aparato forma parte de un set de dispositivos que la compañía nipona ha desarrollado con tecnología conectada a internet, entre los que se incluyen un localizador, una estación de monitorización remota pensado para mayores y un aparato para mascotas que mide las condiciones del animal para prevenir el estrés y la deshidratación.

La compañía tiene previsto presentar el resto de aparatos en diciembre de este año. EFE