El partido entre Hong Kong y Maldivas, clasificatorio para el Mundial de Rusia 2018, comenzó hoy con sonoros abucheos de los espectadores locales al himno nacional chino, pese a que la federación de ese territorio había pedido expresamente que se le guardara respeto a ese símbolo oficial.


Selección de Fútbol de Hong Kong

La federación de Hong Kong, excolonia británica que cuenta con selección propia pero tiene el mismo himno nacional que el resto de China, había pedido a los aficionados que no se repitieran los incidentes del pasado día 11, cuando ya hubo abucheos en el comienzo del partido contra Bután, que los locales ganaron por 7-0.

Los desplantes a la “Marcha de los Voluntarios”, el himno revolucionario que simboliza a China, surgen en un momento de fuertes tensiones entre el régimen comunista y el territorio autónomo de Hong Kong, debido a crecientes diferencias políticas y sociales.

El pasado año, miles de personas participaron en protestas pidiendo mayor democracia en Hong Kong, y este año se han registrado incidentes entre habitantes locales y comerciantes chinos que visitan el territorio, acusados en ocasiones de provocar inflación local debido a sus masivas compras.

Para añadir morbo al problema entre ambos territorios, tanto China como Hong Kong están encuadradas en el mismo grupo de clasificación para la cita mundialista rusa: el 3 de septiembre jugarán la ida en la ciudad china de Shenzhen, vecina a la excolonia, y el 17 de noviembre disputarán la vuelta.

La fecha del partido de ida, además, es una cita marcada a fuego en el calendario del régimen comunista este año, ya que ese día se celebra el 70 aniversario de la victoria en la guerra contra Japón con actos patrióticos y un desfile militar en el centro de Pekín.

En 1985, una derrota de China ante Hong Kong en la capital pequinesa, que apartó a los locales de la posibilidad de jugar en el Mundial de México 86, desembocó en grandes incidentes en los que se atacó el autobús de la selección hongkonesa y otros vehículos.

EFE