Según el informe anual sobre la materia publicado ayer por el Departamento de Estado de Estados Unidos. El país del norte apunta a la impunidad en el sector judicial como el mayor agravio contra los derechos humanos en nuestro país, junto con el excesivo tiempo de encarcelamiento antes de que se inicie un juicio y las "duras condiciones en las prisiones, a veces poniendo en peligro la vida de los reos".


Interior de la hacinada cárcel de Tacumbú

Entre los casos más preocupantes cita la implicación de la Policía en actividades criminales, entre ellas el asesinato de personas vinculadas a las fuerzas de seguridad o el Ejército.

Otros problemas detallados en el informe son “el asesinato e intimidación de periodistas a manos de grupos de crimen organizado”, así como la discriminación y violencia en la sociedad contra las mujeres y los indígenas, los discapacitados, los colectivos LGTB y el tráfico de personas.

“El Gobierno tomó medidas para procesar y castigar a funcionarios que cometieron abusos, pero generalmente impera la impunidad entre los miembros de las fuerzas de seguridad y en el Gobierno”, asegura el informe.