Evo Morales, regaló al Papa Francisco un crucifijo en forma de la hoz y el martillo, símbolo del comunismo durante una reunión protocolar realizada en ocasión de la visita del Sumo Pontífice a Bolivia, entregó también al pontífice un ejemplar del “Libro del Mar”, otros obsequios y distinguió al mismo con el Cóndor de los Andes, la condecoración máxima del país


Mientras el Presidente boliviano entregaba el crucifijo preparado en forma de la hoz y el martillo describiendo el presente, el Pontífice lo interrumpe diciendo “No está bien eso”, continuando el acto protocolar tal como estaba planeado.

La hoz y el martillo es un símbolo que representa la unión de los trabajadores, principalmente usado para representar al comunismo, así como a sus partidos.