En varias de las zonas de entrada al parque, el agua provocada por las lluvias de días anteriores no se había secado, lo que generó acumulación de agua y una amplia superficie de barrro. Aún así, los asistentes, en algunos casos descalzos, se animaron a cruzar el trayecto para acceder al recinto donde se oficiaría la misa.