El presidente de la República, Horacio Cartes, resaltó este lunes la hermandad entre el país y Bolivia, durante el acto de inauguración de una planta en el sur boliviano que permitirá a la nación andina exportar gas licuado de petróleo (GLP) al mercado paraguayo y a otras regiones.


Cartes y Evo Morales presidieron el inicio de operaciones de la Planta de Separación de Líquidos en Yacuiba / Presidencia

En un discurso pronunciado en la planta Gran Chaco, en la región boliviana de Tarija (sur), Cartes mencionó que en junio pasado se recordaron los 80 años del fin de la guerra del Chaco, que enfrentó a ambos países entre 1932 y 1935.

“Bolivia y Paraguay no somos de guerra, somos de paz, somos hermanos y hoy se está dando el mejor homenaje que podríamos rendir a aquellos excombatientes, bolivianos y paraguayos”, dijo Cartes.

Señaló que en la región “siempre se habló de unir a los países a través de la energía” y destacó que “es la primera vez que se está dando una integración de países hermanos”.

El mandatario indicó que en la visita que hizo su homólogo boliviano, Evo Morales, a Asunción a fines de junio pasado, le pidió ayuda para poder llevar gas a un menor coste a las familias paraguayas, “sobre todo para la gente más humilde”.

Según Cartes, la respuesta de Morales fue una propuesta de trabajo conjunto entre la petrolera estatal boliviana YPFB y la paraguaya Petropar.

Hace dos meses, ambos presidentes llegaron a un acuerdo para reducir de 17 a 12 dólares el precio de la garrafa de GLP que llega al consumidor en Paraguay, para lo que YPFB y Petropar trabajarán en la distribución del combustible boliviano en el mercado paraguayo.

La planta inaugurada hoy es una de las más grandes de su tipo en Suramérica y ha sido construida por la empresa española Técnicas Reunidas (TR) por un monto de 688 millones de dólares invertidos por el Estado boliviano.

La instalación permitirá consolidar la exportación de GLP producido en Bolivia a Perú, Paraguay, Uruguay y también a Argentina y Brasil, países que actualmente importan gas natural.

EFE