El ex Beatles vivió durante un tiempo en estado de alerta máxima tras el asesinato de su compañero de banda John Lennon -a quien le disparó uno de sus fans en la puerta de su edificio de Nueva York en 1980- porque su casa, situada en una zona montañosa del sur de Inglaterra, estaba completamente desprotegida.


Días después de la muerte de John, Paul se llevó un gran susto al descubrir a un grupo de hombres armados en el terreno de su propiedad

Por si fuera poco, días después de la muerte de John, Paul se llevó un gran susto al descubrir a un grupo de hombres armados en el terreno de su propiedad. “Fue raro porque en los días posteriores a su muerte estuve metido en casa. Teníamos una pequeña valla alrededor de la finca, básicamente para mantener alejados a los zorros porque teníamos gallinas”, narró.

“Yo era consciente del riesgo y estaba en alerta máxima. De repente, un día miré fuera y vi a alguien con una jodida pistola, una especie de ametralladora o un rifle de asalto. Iba vestido de militar. Después vi que había varios más como él. Yo estaba en plan: ‘Dios mío, ¿qué está ocurriendo?'”, agregó.

“No sé qué hice. Creo que llamé a la policía. Al final resultó que se trataba de una maniobra del ejército. Me dijeron: ‘Vaya, perdona. ¿Son tus terrenos?’. Dios mío, no sé cómo sobreviví. En ese momento crees que vas a morirte del susto. Aparecieron todos allí de pronto, saliendo del bosque”, añadió.