...se quedó sin palabras. Otro papelón para la colección privada del presidente.


 

Compartí: