Seis extrabajadoras de las fábricas textiles y de calzado en Camboya llevan diez años poniendo la banda sonora al movimiento que busca dignificar las condiciones laborales de la principal industria del país asiático.