En un vídeo viral en las redes sociales se ve a una joven que va en el asiento del acompañante siendo interpelada por la conductora. La razón es que la primera mantuvo relaciones sexuales con el esposo de quien conduce el auto. Las preguntas van subiendo de tono y se convierten en amenazas de muerte. Además desde el principio se ve la incomodidad de la acompañante quien implora piedad. Lo que a priori parece privación ilegitima de la libertad, es decir, un secuestro.