La banda estadounidense Pearl Jam cerró este sábado su gira por Latinoamérica con un concierto de tres horas en la Ciudad de México, el cual se lo dedicaron a las víctimas de los atentados del 13 de noviembre en París.


El líder de la banda estadounidense "Pearl Jam", Eddie Vedder, durante su concierto en Santiago de Chile / EFE

Fue el último recital de la gira que también pasó por distintas ciudades de Chile, Brasil, Argentina, Colombia y México, en ésta última convocó a 60.000 espectadores en el Foro Sol, en el oriente de esta capital.

“Estamos felices de verlos de nuevo, bienvenidos a la última noche, al último concierto de esta gira, estamos felices de que sea en México”, dijo Vedder en español ayudado por una hoja escrita en este idioma, la cual utilizó toda la noche para comunicarse con el público.

El discurso de Vedder, muy fluido con su español, y de su banda, fue totalmente pacifista. El cantante, de 50 años, se mostró conmovido por los actos y le dedicó a una canción a la banda Eagles of Death Metal, quienes en aquella fatídica noche se presentaron en la sala de conciertos Bataclán.

Además, el baterista Matt Cameron, colocó la imagen de La Torre Eiffel en el bombo de su instrumento como señal de apoyo.

La presentación de la banda Seattle, la más representativa del movimiento “grunge” que se generó en aquella ciudad en la década de los años 90 del siglo pasado, integró 31 canciones, entre ellas algunas de su disco “Lightning Bolt”, las cuales dejaron satisfechos a sus seguidores mexicanos.

El concierto comenzó de forma tranquila, pero no tardó demasiado en calentarse, tanto por la banda como por el público que tiene a Pearl Jam como una de sus bandas favoritas.

El clímax de la noche llegó con la interpretación, muy a su estilo, de dos clásicos: “Imagine”, de John Lennon y “Conformtably numb”, de Pink Floyd.

No fue menor la emoción que provocaron sus clásicos como “Go”, “Alive”, “Daughter”, “Jeremy”, “Last kiss”, “Even Flow”, “Rockin’ in the Free World” y “Yellow ledbetter”, con la que cerraron el concierto.

Durante la canción de Lennon, Vedder pidió a los asistentes iluminar su teléfono para crear un espectacular mosaico que formaron los asistentes, entre los que se encontraron jóvenes, adultos y adultos mayores, quienes disfrutaron de los 180 minutos con la banda.

Después de cuatro años de su última presentación, la banda de Seattle se presentó en el foro que también pisará en marzo la banda británica The Rolling Stones y dejó una nota alta.

Vedder, quien en un momento del concierto se colocó un tradicional sombrero de charro, y sus compañeros Matt Cameron, Jeff Ament, Stone Gossard, Mike McCready y Boom Gaspar, se entregaron al máximo, no dejaron espacio para dudas y dejaron patente la vigencia y la potencia de su sonido. EFE