El conato de manifestación que protagonizaron ayer grupos violentos en la plaza de la República de París coincidiendo con la apertura de la cumbre climática se saldó con la detención de 341 personas, de las cuales 317 quedaron bajo arresto.


Manifestantes se enfrentaban este domingo a la policía durante una protesta vinculada al COP21 / EFE

Esas cifras actualizadas las comunicó hoy la Prefectura de Policía de París, que por boca de una portavoz dijo que una docena de policías habían resultado heridos leves, pero que no tenía información sobre contusionados entre los manifestantes.

Durante la mañana y el mediodía de ayer se desarrollaron diversos actos ciudadanos, en la misma plaza de la República y en sus alrededores, que fueron tolerados por las autoridades pese a la prohibición de concentraciones en la vía pública por su carácter pacífico, por haber sido comunicadas con anticipación y porque evitaron el carácter masivo.

Pero desde primera hora de la tarde, grupos de individuos encapuchados intentaron organizar una marcha, forzando el impresionante dispositivo policial para impedirlo.

La situación degeneró en enfrentamientos con los varios cientos de agentes antidisturbios, que no sólo respondieron con cargas, sino que cercaron a buena parte de los alborotadores y procedieron a practicar detenciones.

El presidente francés, François Hollande, consideró “escandaloso” lo ocurrido, sobre todo teniendo en cuenta que sucedió en la plaza de la República, que se ha convertido en lugar de memoria de las víctimas de los atentados terroristas del pasado día 13.

Los alborotadores utilizaron, entre otros proyectiles contra los antidisturbios, algunas de las velas que se habían colocado junto a la estatua de la plaza en recuerdo de los muertos en esos ataques yihadistas.

EFE