Aunque la mujer del actor Tom Hanks, Rita Wilson, ya se ha recuperado del cáncer de mama que le diagnosticaron el pasado año y que le obligó a someterse a una doble mastectomía y a una cirugía reconstructiva en abril, el intérprete estadounidense admite que su vida se convirtió durante esos meses en un "infierno".


El actor estadounidense Tom Hanks / bangshowbiz

“Lo que es increíble es lo poderosa que fue su evolución en un periodo relativamente corto de tiempo. Todos conocemos el infierno que supone un problema de salud como este. Simplemente aparece de repente y todo lo demás se detiene porque lo único que puedes hacer es dejar todo de lado y prestar atención a la multitud de cosas que necesitan ser atendidas. Rita se enteró el pasado diciembre. Eso significó que Navidad y Año Nuevo fueron completamente distintos a lo que habían sido el año anterior, y ahora, un año después, parece que ya ha salido de ello”, contó al periódico Daily Mail.

Tom se siente “afortunado” por haber podido costear la mejor asistencia médica posible y por el hecho de que su mujer haya enfrentado la enfermedad con tanta valentía.

“Rita y yo somos afortunados porque podemos pagar la mejor asistencia sanitaria del mundo, ya sabíamos que gozábamos de esa bendición, pero mientras estaba pasando, lo único que podía hacer era reverenciar el valor de mi mujer”, añadió al diario.