Nativos de los pueblos ava y mbya guaraní, que lleva un mes protestando en Asunción, celebrar el nombramiento del nuevo titular del Instituto Nacional del Indígena (INDI), Aldo Zaldívar, tras la destitución fulminante de Servín por agredir a una de las manifestantes de esas comunidades.


El nuevo presidente del INDI, Aldo Zaldivar es recibido por líderes indígenas / EFE

Los indígenas pedían desde hace un mes la destitución de Servín por proponer un proyecto de ley sin realizar la obligada consulta previa a las comunidades.

Los mismos manifestantes recibieron este lunes con gritos de júbilo y banderas paraguayas al nuevo presidente del INDI en una céntrica plaza de Asunción.

“Tengo instrucciones directas del presidente (Horacio Cartes) de escuchar mucho y trabajar con todas las comunidades”, declaró Zaldívar en la Plaza de Armas, frente al Congreso Nacional, donde unas 200 familias con sus hijos se han instalado en carpas para mantener su protesta.

Servín fue destituido el pasado viernes después de que fuera grabado en vídeo dando una patada en el estómago a una mujer de un pueblo nativo que protestaba junto a otras personas frente a la sede del Instituto Nacional del Indígena, institución encargada de ejecutar las políticas de desarrollo para los pueblos originarios.

Aunque Servín negó los hechos, Cartes decidió comunicar al día siguiente su despido ante la prensa, incluso antes de comunicárselo al funcionario.

Zaldívar, que apareció por sorpresa este mediodía en la plaza donde se concentran los indígenas, repartió abrazos y compartió púlpito con los principales líderes para asegurar a los manifestantes que tomará en serio sus peticiones.

“Vamos a armar una mesa de trabajo con organizaciones sociales, civiles, privadas y las comunidades para buscar alternativas”, explicó a Efe el flamante titular del INDI, hasta ahora encargado de la jefatura de Operaciones de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN).

“Queremos respeto y participación. Que se nos consulte de cuestiones tan importantes”, dijo a Efe Adriano Centurión Núñez, un líder de una comunidad indígena mbya guaraní llegado a Asunción desde el departamento de Caazapá.

“El (anterior) presidente del INDI propuso una modificación de ley sin consulta previa, por eso estamos aquí. Hemos sufrido un mes de hambre, lluvia. Nuestros hijos y jóvenes están cansados”, añadió.