Según un último comunicado emitido por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, en Paraguay, el 57% de los habitantes presentan obesidad o sobrepeso, distribuyéndose entre el 22% y 35% respectivamente, significando números elevados y preocupantes.


El 44% de personas obesas sufre de diabetes, el 23% de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% sufre de algunos cánceres atribuibles a la condición

Según indicó la. Carolina Tovar, referente nutricionista, experta en reducción de peso, recalcó la importancia de trabajar en el descenso de peso con el objetivo final de lograr un mantenimiento del peso conseguido constante a lo largo de la vida. Con respecto a las enfermedades consecuentes a problemas de sobrepeso, estudios indican que el 44% de personas obesas sufre de diabetes, el 23% de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% sufre de algunos cánceres atribuibles a la condición.

La profesional informó que de cada 10 paraguayos, seis padecen de esta condición, considerada una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sobre esto, el mismo informe del Ministerio de Salud contempla que la obesidad y el sobrepeso se definen como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Esta última es considerada como la segunda causa de muerte a nivel mundial, pues cada año fallecen aproximadamente 2,8 millones de personas adultas aquejadas por las enfermedades que rodean a la obesidad.

Tovar calificó a la obesidad como una problemática grave debido a que predispone a otras enfermedades como la presión alta, diabetes, accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares, entre otras. En este sentido, la cartera de Estado informó que el 44% de las personas con obesidad sufren de diabetes, el 23% de cardiopatías isquémicas y entre el 7% y el 41% sufre de algunos cánceres atribuibles a la condición.

Carolina Tovar,  referente nutricionista del país, experta en reducción de peso y CEO del Centro  especializada Ravot Diet Center
Carolina Tovar, referente nutricionista del país, experta en reducción de peso y CEO del Centro especializada Ravot Diet Center

La profesional afirmó que pese a los alarmantes números, sumado a todos los esfuerzos hechos a nivel de consultorios, centros y a nivel de medios de comunicación, parecen no tener efecto, porque aun así se pronostica un aumento en estos porcentajes a nivel país, debido principalmente a los alimentos disponibles, y las industrias que elaboran cada vez más productos alimenticios con sustancias como grasas trans, jarabe de alta fructosa y exceso de conservantes que resultan altamente adictivas.

“Se tendrían que hacer políticas a nivel país, en donde el Estado trabaje de cerca con las industrias y productores. Darles facilidades a productores de soja, verduras, frutas, carnes de animales alimentados con pasturas naturales, pollos caseros y huevos que tengan acceso a llegar a los lugares de venta, para que así los precios de estos alimentos sean mucho más accesibles que los panificados por ejemplo. Disminuir el consumo de pan con precios más elevados”, manifestó.

De acuerdo a estadísticas del Programa Nacional de Diabetes, más de la mitad de la población paraguaya sufre de ambos males (obesidad y diabetes). Señala además que el factor principal que propicia la aparición de estas enfermedades, es el aumento en la ingesta de alimentos ricos en grasa, sal y azúcares, pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, así como la disminución en la de actividad física.

Llegar al peso normal

“Desde Ravot Diet Center, trabajamos con lo que es el sobrepeso propiamente dicho, que es como una pre-obesidad donde se hace prevención, porque la tendencia es que la persona que está en sobrepeso termina en obesidad, entonces intentamos volver a un peso normal”, puntualizó.

Asimismo, refirió que los pacientes acuden al Centro por una cuestión más estética o de apariencia, sin embargo, indicó que luego de las primeras evaluaciones antropométricas (de peso y talla), mediciones de presión arterial y lectura de datos de laboratorio muchos de los pacientes descubren problemas que afectan su salud y no lo sabían. Por ello en el Centro se apuesta a la salud y el cuidado de peso corporal a largo plazo, no así, a la reducción récord de peso, que podría conllevar a un “efecto rebote” con consecuencias drásticas.

Carolina Tovar mencionó que en las consultas es sumamente importante marcar el norte, lo que se debe hacer en primera instancia, “primero estabilizamos la presión arterial, estabilizar el azúcar y después cuando ya hablamos de estética también nos enfocamos más a ejercicios físicos específicos para lograr eso. Implementamos mucha educación en nutrición para los pacientes, apuntamos a generar conciencia”, explicó.

Problemática social y autoestima

Por otro lado, con respecto a lo sociológico y psicológico, la experta en reducción y control de peso, dijo que pasan muchas cosas con la obesidad que tienen que ver con la autoestima. Mencionó que muchas veces la autoestima baja se disimula con mucha risa, referida a los famosos “gorditos alegres del grupo”, que en realidad se trata de una alegría que intenta tapar y disimular angustias, causadas por la discriminación existente en la sociedad.

Sobre la discriminación en los puestos de trabajo, la profesional señaló que actualmente se requiere  de ‘buena presencia’, lo cual implica una serie de cuestiones sobre el aspecto físico. “El propietario de una empresa ya sabe, por medio de estadísticas y estudios, que las personas con obesidad tienen mayor ausentismo laboral, son más lentos al realizar tareas, no son ágiles para subir y bajar escaleras, se enferman mucho más seguido, e inclusive muchos de ellos sufren de enfermedades respiratorias. Esta es la razón muchas veces de la discriminación que sufren. En nuestro Centro contamos con profesionales que se encuentran en proceso de descenso de peso, nosotros no discriminamos por el aspecto físico pero somos una empresa que cuida de sus empleados, ofreciéndoles la posibilidad de conocer su estado y el tratamiento para reducir de peso sin costo para ellos”, agregó.

Asimismo, Tovar agregó que las personas con obesidad grado 2 o 3 pueden presentar problemas de salud como la apnea del sueño que es un trastorno respiratorio durante el sueño con consecuencias en la horas laborales debido a que no se descansa bien a parte de aumentar el riesgo de infarto y accidente cerebro vascular. Acompañan las molestias la tendencia a sudar, por tener mayor cantidad de piel,  y más calor que disipar, lo que también repercute en un lugar de trabajo. “Todas estas cuestiones hacen que ganen menos dinero, trabajen menos y que tengan menos puestos de trabajo”, sintetizó.