Grupos en defensa de las víctimas de la masacre de Curuguaty anunciaron este lunes que presentarán una acción de inconstitucionalidad contra la ley que crea una reserva en las tierras donde sucedieron los hechos.


En 2004 el Estado decretó que las tierras de Marina Kue fueran destinadas a la reforma agraria.

La ley fue aprobada por ambas cámaras del Parlamento a comienzos de noviembre y fue remitida al Ejecutivo, donde ayer iba a ser sancionada de forma automática si no se manifiestaba en contra, según un comunicado de la organización Base Investigaciones Sociales.

El texto legislativo avala la creación de una reserva natural en las tierras donde tuvo lugar la masacre, y para ello el Estado debe aceptar una donación de este terreno por parte de la empresa Campos Morombí, de la familia de Blas Riquelme.

Sin embargo, el poder Judicial todavía no ha resuelto si las tierras pertenecen a la familia Riquelme o al Estado por lo que si el Legislativo y el Ejecutivo aceptan la donación de las tierras están “vulnerando la independencia de los poderes” consagrada en la Constitución paraguaya, denunciaron las organizaciones en un comunicado.