El Parlamento británico vota hoy la propuesta del primer ministro británico, David Cameron, para bombardear al Estado Islámico (EI) en Siria, una cuestión en la que los diputados laboristas tendrán libertad de voto.


Un barrio sirio luego de sufrir ataques aéreo.

La votación está prevista para las 22.00 GMT, después de un largo e intenso debate en la Cámara de los Comunes, que hoy no celebrará la tradicional sesión semanal de preguntas al primer ministro a fin de facilitar la discusión entre los parlamentarios.

Cameron había indicado que sólo pediría la votación sobre los bombardeos en Siria si estaba seguro de ganarla.

Se espera que el “premier” obtenga un sólido resultado en la votación de hoy, que permitirá al Reino Unido ampliar a Siria los ataques aéreos contra el EI que actualmente lleva a cabo en Irak.

La prevista intervención británica en Siria ha causado divisiones entre los laboristas, después de que su líder, Jeremy Corbyn, manifestase su oposición a los ataques, en contra de la opinión expresada por varios miembros de la cúpula de la formación.

Ante las visibles presiones de muchos laboristas, Corbyn decidió concederles libertad de voto en vez de aplicarles la disciplina del partido, que les hubiera forzado a votar en contra de los ataques.

En la votación de hoy, se estima que unos 50 diputados laboristas votarán con el Gobierno, así como los del Partido Liberal Demócrata y el Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte.

Se espera que, una vez aprobados esta noche los bombardeos, como se prevé, los aviones de la Real Fuerza Aérea (RAF) británica empiecen a atacar posiciones del EI en Siria, particularmente en la ciudad de Al Raqa, en los próximos días.

La decisión sobre si bombardear o no en Siria ha provocado un intenso debate en el Reino Unido, sobre todo entre los laboristas.

Según los medios británicos, Cameron calificó anoche, en una reunión privada con diputados conservadores, de “simpatizantes terroristas” a los que se oponen a la acción militar en Siria, lo que motivó la reacción del despacho de Corbyn.

Fuentes cercanas al líder laborista acusaron al primer ministro de recurrir a “insultos desesperados” y sugirieron que Cameron está preocupado porque la opinión pública parece estar cambiando, cada vez más en contra de bombardear en Siria, informan hoy los medios.

Un sondeo de la firma YouGov publicado hoy en el diario “The Times” señala que el porcentaje de votantes a favor de los ataques ha bajado desde finales de la semana pasada al pasar del 59 % al 48 %, mientras que aumenta el porcentaje de los que se muestran contrarios a la medida militar, al pasar del 20 % al 31 %.

YouGov entrevistó a 1.657 votantes en todo el país, después de que Cameron presentase su plan sobre Siria el pasado jueves.

En un artículo publicado hoy en el diario “The Guardian”, Corbyn afirma que el argumento a favor de los ataques se está desmoronando y asegura que aumenta la oposición al plan de Cameron.

Corbyn criticó toda la estrategia del “premier”, “la planificación, la estrategia, las tropas de tierra, la diplomacia, la amenaza terrorista, los refugiados y las víctimas civiles”.

El líder laborista acusa a Cameron de evitar explicarle al pueblo británico sobre las consecuencias de la intervención, debido a un aumento de la amenaza terrorista en el Reino Unido.

A finales de 2014, la Cámara de los Comunes autorizó bombardeos contra posiciones del EI en Irak pero no en Siria.

Cameron sostiene que la serie de atentados perpetrados el pasado 13 de noviembre en París, en los que 130 personas murieron, hace necesario acelerar la decisión del Reino Unido sobre los bombardeos.EFE