Con esa frase, el entrenador de Cerro Porteño encuadró el momento que está viviendo el mundo azulgrana, que repuntó en el campeonato y ante la frenada de Olimpia tendrá la posibilidad de conseguir el bicampeonato del año, en lo que será la finalísima ante el Decano el miércoles. 


Gustavo Florentín, entrenador azulgrana.

Olimpia tuvo doble match point en el Clausura que perdió en uno e igualó en la última jornada. Resultado esperado por todo barrio Obrero, que debía sumar de a tres ante Sol de América en la última fecha y no desaprovechó.

Cerro ganó y el campeonato se definirá en un mano a mano entre los dos más grandes del país. Gustavo Florentín se hizo cargo del equipo en los últimos dos partidos, ambos ganados por el Azulgrana.

El DT declaró en conferencia de prensa lo siguiente: “La gloria es de Dios, siempre tuvimos esa fe, es un mérito muy grande de los jugadores. Tengo a jugadores que se manifiestan como leones dentro de la cancha”, dijo.

La salida de Roberto Torres parecía un traspié del Ciclón, pero sirvió para que el equipo reaccione en el campeonato y aproveche los puntos perdidos por Olimpia.

“Tuvimos que pasar muchas cosas pero se puso una entrega total de los jugadores y dirigentes, ahora tenemos la posibilidad de poder jugar la final contra el tradicional rival”, indicó el DT.

¿La clave? “La clave era ganar este partido”, dijo Florentín que en la semana ya declaró que esperaba una mano de Santaní para que se dé la tan ansiada final entre Olimpia y Cerro, Cerro y Olimpia.

Además de los jugadores, la hinchada cumplió un papel fundamental para Florentín. “En estos últimos dos partidos la hinchada fue algo impresionante, le agradezco a la hinchada más grande del Paraguay y esto es Cerro Porteño”.