Una vez más, el fútbol profesional en Estados Unidos tendrá de nuevo como grandes protagonistas en la partido de la final por el título de la MLS a los jugadores latinoamericanos que estarán encabezados por los argentinos Federico Higuaín, la estrella del Crew de Columbus, y Diego Valeri, de los Timbers de Portland.


Ambos serán los líderes del ataque de sus respectivos equipos que el domingo, en el Mafre Stadium, el segundo de la MLS que tiene el patrocinio de una compañía española, el primero fue el BBVA Compass Stadium, del Dynamo de Houston, decidirán quien será el campeón que ocupe el trono dejado vacante por la multimillonaria franquicia del Galaxy de Los Ángeles.

Higuaín, de 31 años, cuarta temporada con el Crew, mejor salario de la plantilla (1,2 millón de dólares), es consciente que el resultado final que se pueda dar el domingo tendrá mucho que ver con la aportación de líder que él proporcione en el terreno de juego.

No sólo por el valor individual de sus acciones sino lo que significa su aportación en la mentalidad de juego de equipo que durante toda la temporada ha tenido el Crew, actual campeón de la Conferencia Este, en la que quedó segundo al concluir la competición regular de liga.

Convertido en el gran cerebro del juego del Crew, el centrocampista argentino, hermano mayor de Gonzalo Higuaín, reiteró que una de las principales claves de cara a alcanzar el triunfo será el equilibrio en el juego colectivo.

Factor clave, si además como rival, los Timbers, campeones de la Conferencia Oeste, es sin dudas el equipo más en forma que ha llegado a la gran final de la MLS.

“Siempre he dicho que se trata de juego de conjunto, como hemos hecho durante toda la temporada. Eso fue lo que nos trajo hasta aquí y es la única manera de vencer a un equipo tan fuerte como el de ellos (Timbers)”, destacó Higuaín en declaraciones a la prensa.

Higuaín, que ha cambiado de delantero puro a media punta de ofensivo, bajo la dirección del entrenador Gregg Berhalter, se ha establecido como el cerebro en el juego de conjunto del Crew y ha sido uno de los factores que les ha permitido llegar de nuevo a la final, segunda vez en la historia del equipo.

El jugador argentino es consciente que se encuentra en la posición ideal para darle al equipo el segundo título de liga como lo hizo su compatriota en el 2008, el también centrocampista estelar Guillermo Barros Schelotto, que fue el gran líder del entonces equipo campeón de liga.

“Sé todo lo que significó la figura de Guillermo para la imagen del fútbol argentino en la MLS y especialmente entre los seguidores del Crew”, valoró Higuaín. “Estoy listo para el reto que nos favorece por tener la ventaja de campo al jugar ante nuestros seguidores y familiares, aunque al final habrá 11 contra 11 y los goles decidirán”.

Frente a Higuaín que tendrá también de compañero en el campo a su compatriota el defensa Gastón Sauro, que llegó cedido por el Catania italiano, la gran figura de los Timbers será sin discusión Valeri, que alabó la clase que posee su compatriota al que se va a enfrentar.

“Federico es un jugadorazo en todos los aspectos”, destacó Valeri. “El juego del Crew pasa por sus pies. Controla los tiempos, se nota que se siente cómodo con su papel de líder y posición, que permite a sus compañeros también reaccionar de la misma manera porque todos a su alrededor elevan el rendimiento”.

Valeri, de 29 años, tercera temporada con el equipo de Portland, también ha surgido como el líder indiscutible en la dirección del juego de un equipo que sin ninguna estrella mediática ha realizado un gran fútbol ofensivo.

“Diego es un gran jugador, uno de los mejores de la liga”, destacó Higuaín. “Pero igual Diego no estaría aquí solo. Tiene grandes compañeros y el equipo de ellos es muy fuerte en todos los aspectos”.

Higuaín se refería también a sus compatriotas que militan en los Timbers como son los jóvenes delanteros Lucas Melano y Maximiliano Urruti junto al defensor Norberto Paparatto.

Mientras que otros dos valores del fútbol colombiano como son el joven delantero Dairon Asprilla, de 23 años, y el centrocampista Diego Chara, de 29, además del defensa brasileño Jeanderson, también serán compañeros de Valeri en la gran final.

Astrilla ha surgido como un jugador clave en el ataque de los Timbers y será junto con el nigeriano Fanendo Adi, además del propio Valeri, los hombres a marcar por la defensa del Crew y tratar de anular si al final quieren conseguir el título de campeones.

El mismo objetivo que busca el equipo de Portland que llega a su primera final en la historia de la franquicia, lo que se ha convertido en aliciente especial para toda una plantilla, donde sólo el veterano defensa inglés Liam Ridgewell, de 29 años, tiene salario de un millón de dólares.

Adi le sigue con 664.000 dólares de salario y el propio Valeri no supera los 550.000 dólares, pero en el campo han sido superiores a las estrellas mediáticas de la Conferencia Oeste que se encuentran especialmente en el Galaxy y los Sounders de Seattle y que desde hace ya dos semanas se encuentran de vacaciones anticipadas. EFE