En un comunicado de la Presidencia iraquí, Masum pidió a Turquía que retire sus tropas y que no repita estas acciones que "afectan negativamente a las relaciones entres los dos países vecinos". En este sentido, señaló que la situación en la región es "muy sensible" y las relaciones regionales e internacionales "complejas".


El presidente iraquí, Fuad Masum

El presidente iraquí, Fuad Masum, aseguró hoy que la entrada de fuerzas turcas en el norte de Irak es “una violación de las leyes y normas internacionales” y contribuye a aumentar la tensión en la región.

El presidente iraquí subrayó que el despliegue turco de ayer, que tuvo lugar en los alrededores de la ciudad de Mosul, “contribuye a multiplicar las tensiones que ya existen en el ámbito regional”.

Masud pidió al Ministerio de Exteriores iraquí que tome medidas de acuerdo con las leyes internacionales para garantizar la soberanía de Irak sin dañar las relaciones diplomáticas con Turquía.

Horas antes, el primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, exigió a Turquía que retire sus tropas del territorio iraquí y denunció que su entrada sin haber solicitado permiso es “una violación de la soberanía iraquí”.

Las fuerzas turcas llegaron ayer al campamento de Al Zalkan, situado a 25 kilómetros al norte de la ciudad de Mosul, que cuenta con más de 80.000 combatientes iraquíes que se preparan para luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El gobernador de la provincia de Nínive, Nofal al Akub, aseguró hoy a Efe que ese regimiento turco tiene la función de asesorar y entrenar a las fuerzas iraquíes.

Al Akub negó que se trate de un regimiento de combate y subrayó que el mando de operaciones de Nínive es el que supervisará la ofensiva para liberar la ciudad de Mosul del EI.

Según informó ayer la cadena turca CNNTürk, Turquía envió un contingente de unos 130 soldados, apoyado por unos 25 tanques, al norte de Irak para entrenar a las fuerzas locales que se agrupan cerca de Mosul.

Mosul, la segunda ciudad de Irak, fue capturada en junio de 2014 por el EI, que proclamó por entonces un califato en las zonas de Siria e Irak bajo su control.

La presencia de tropas extranjeras en Irak ha sido un tema recurrente esta semana después de que el Pentágono anunciara el envío a ese país de un centenar de militares, y el senador John McCain propusiera el despliegue de 10.000 soldados.

EFE