En Reino Unido ya existen medidas de protección para víctimas de acoso por parte de parejas o ex parejas, pero no así en el caso de que la intimidación provenga de personas ajenas al entorno inmediato. El acoso se tipificó como delito específico por primera vez en Inglaterra y Gales en 2012, con unos 1.100 procesamientos en el ejercicio 2014-15, el 50 % más que el año anterior.


El Gobierno británico planea reforzar las medidas contra el acoso tras registrar un aumento de los casos

El Gobierno británico planea reforzar las medidas contra el acoso por parte de desconocidos tras registrar un aumento de los casos, debido en parte a las nuevas comunicaciones sociales, confirmó hoy el ministerio del Interior.

El ministerio ha sometido a consulta pública varias iniciativas que permitirían ofrecer protección policial a las víctimas mientras se realizan las investigaciones y abordar desde el principio -antes de llegar a los tribunales- el posible comportamiento obsesivo o enfermedad mental de los sospechosos.

El ministerio indicó que las situaciones cubiertas por las futuras medidas podrían ser, por ejemplo, un médico acosado por un paciente obsesionado, por parte de un compañero de trabajo o situaciones generadas por el intercambio en redes sociales.

El documento de consulta presentado hoy, que recabará opiniones para la normativa, constata que los casos de acoso han aumentado, “y una de las razones podría ser que el mayor uso de las redes sociales por internet abre más posibilidades de encuentros”.

Internet “puede además facilitar el descubrimiento de información sobre una persona de interés”, lo que puede derivar en un “comportamiento extremo”, señala el texto.

Uno de los casos mencionados es el de un británico que buscó en Google 40.000 veces en un año el nombre de la mujer con la que estaba obsesionado y a la que acosó.

La secretaria de Estado para la prevención del abuso y la explotación, Karen Bradley, declaró hoy que “ser acosada por un desconocido puede tener horribles consecuencias”, por lo que “hay que asegurar que las víctimas tienen protección desde el primer momento”.

EFE