La oposición habla de "un triunfo rotundo". El oficialismo prefiere esperar. El candidato del PSUV por el circuito uno en el Estado Nueva Esparta, Hanthony Coello, adelantó que respetarán los resultados tanto en su distrito como "en toda Venezuela". Alto nivel de participación y escasos incidentes.


Los venezolanos fueron a las urnas para renovar completamente la composición de la Asamblea Nacional en comicios cuyos resultados son esperados con ansiedad luego de que las encuestas vaticinaran un triunfo de la oposición.

Sin datos oficiales, el alcalde opositor David Smolansky aseguró que la participación fue “récord” para elecciones parlamentarias y explicó que ello se debió a la expectativa “de cambio” tras 16 años de gobierno chavista.

El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, informó que solo se reportaron algunos casos de electores alcoholizados y otros que destruyeron los comprobantes de voto que deben depositarse en urnas que funcionan como resguardo por si el sistema electrónico se descompusiera.
También mencionó el caso de tres personas que intentaron acceder a sus lugares de votación vestidos con uniformes de las fuerzas armadas y el de otra que quiso hacerlo portando un arma.

A falta de incidentes electorales comunes, la atención se centró en dos hechos de mayor relevancia política: la situación del líder opositor preso Leopoldo López, de quien el gobierno anunció temprano que había sido autorizado a votar pero hasta esta noche no estaba claro si pudo hacerlo, y el retiro de las credenciales a seis ex presidentes latinoamericanos que actuaban como “acompañantes” del proceso electoral.

La fiscal general de la República, la oficialista Luisa Ortega Díaz, afirmó esta mañana que López estaba “inhabilitado para el ejercicio de cargos públicos” pero “tiene plena vigencia el ejercicio del derecho al voto”, por lo que iba a requerir “que trasladen una mesa hasta el sitio donde le corresponde votar para que pueda ejercer su derecho al sufragio”.

La esposa de López, Lilian Tintori, llegó a afirmar en declaraciones a la prensa que “Leopoldo va a votar”, pero esta noche dijo que no tenía información sobre si finalmente lo había hecho, mientras el diputado Julio Borges aseguró en conferencia de prensa que “Leopoldo López no pudo votar y tampoco pudo votar ninguno de los presos políticos y de conciencia”.

Por otra parte, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunció que fueron “definitivamente revocadas” las credenciales de los ex presidentes Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), Mireya Moscoso (Panamá) y Luis Alberto Lacalle (Uruguay).

La decisión fue adoptada luego de que Quiroga reclamara en rueda de prensa el cierre de los centros de votación, se hiciera eco del reclamo de la oposición -que afirmó que fue ignorada durante todo el día por la red de medios estatales y oficialistas- y afirmara que persistía en la jornada electoral “ventajismo” a favor del sector gobernante.

Poco más de 19,5 millones de ciudadanos estuvieron habilitados para escoger a 167 diputados, de los cuales 113 surgen de postulaciones nominales (individuales), 51 provienen de listas cerradas y los otros tres representan a comunidades indígenas.

Prácticamente todas las encuestas de intención de voto publicadas en los últimos meses reflejaron una holgada diferencia ‒de entre 20 y 30 puntos porcentuales‒ a favor de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que reúne a 28 partidos opositores.

No obstante, debido al sistema electoral vigente, la cantidad de bancas que logre cada partido o coalición no será necesariamente proporcional a la cantidad de votos que obtenga.

Por lo pronto, mientras para la elección por listas se mantienen las 24 jurisdicciones políticas habituales ‒los 23 estados federados y el Distrito Capital‒, para la elección nominal el país fue dividido en 87 circuitos y los diputados indígenas se escogerán solamente en aquellas circunscripciones con presencia de comunidades originarias.

Asimismo, las bancas se asignarán mediante el sistema D’Hondt de representación proporcional para el caso de las listas cerradas y por mayoría simple para las candidaturas nominales.

Mientras Caracas y los estados Aragua, Carabobo, Lara, Miranda y Zulia reúnen en conjunto a 52 por ciento de los ciudadanos empadronados, designan sin embargo solamente a 67 diputados (40,12 por ciento del total), sumados los que se eligen nominalmente y por listas.

De hecho, en 2010 ‒la Asamblea Nacional se renueva totalmente cada cinco años‒ el Gran Polo Patriótico (GPP), la coalición encabezada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) gobernante, obtuvo 48,13 por ciento de los votos pero se alzó con 98 diputados, equivalentes a 59,39 por ciento de los entonces 165 legisladores totales.