Los comicios parlamentarios del 6D en Venezuela se volvieron mucho más que la elección de los diputados y la oposición los presenta como un plebiscito a la gestión de presidente chavista.


Créditos: Infobae

La oposición afirma que el presidente chavista lleva más de dos años y medio al frente del país y todos los indicadores son negativos.

En el terreno económico, lo acusan de no haber capaz de controlar la inflación, el aumento de precios y la disparada del dólar paralelo.

Acorralado por el descenso del precio del crudo, tampoco logró diversificar la economía (Venezuela sigue importando más del 70% de lo que consume), ni impulsar la creación de industrias nacionales.

Señalan que con su famosa “guerra económica”, se ha dedicado día a día a hostigar a los pocos empresarios que aún apuestan por el país.

En cuanto al terreno social, sostienen que la situación tampoco mejoró.   El pantano económico acentuó los índices de pobreza (siempre medidos por consultoras privada, porque el Gobierno no ofrece datos oficiales) y las cifras de inseguridad son tan alarmantes “como las de cualquier país en guerra”.

La oposición insiste en presentar esta elección como un “plebiscito” y traducen las declaraciones de Maduro como amenazas.