Los padres del policía Edelio Morínigo, secuestrado desde hace más de un año por la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), peregrinaron hoy a la ciudad de Caacupé, para pedir por la liberación de su hijo.


Basílica de Caacupé.Créditos: EFE

Morínigo, de 25 años, está secuestrado desde julio de 2014 por el EPP, que también tiene en su poder a un colono menonita.

Tras asistir a misa en el santuario de Caacupé, donde el martes se celebrará la festividad de la Virgen del mismo nombre, los progenitores de Morínigo ofrecieron una rueda de prensa en la que expresaron su esperanza de que sea puesto en libertad las próximas Navidades.

Ambos recordaron que en la Navidad de 2014 el EPP entregó a Arlan Fick, un adolescente que fue liberado tras el pago de un rescate, según reconoció su familia, poniendo así fin a casi un año de cautiverio.

Sin embargo, resaltaron que no tiene ninguna prueba de vida de su hijo desde octubre de 2014, cuando se divulgó un vídeo en el que Morínigo aparece en compañía de Fick en un campamento del EPP.

Morínigo desapareció el 5 de julio de 2014 cuando participaba en una cacería en el norteño departamento de Concepción, considerada la principal zona de operaciones del EPP.

El EPP también mantiene secuestrado desde agosto a Abraham Fehr, un colono menonita por cuya liberación el grupo armado pidió una suma de medio millón de dólares.

A finales de noviembre el padre de Fehr dijo a los medios que pagó el rescate el 18 de agosto, diez días después del secuestro, pero sin aportar cifras al respecto.

El Gobierno atribuye al EPP medio centenar de asesinatos y varios secuestros desde su operación en 2008.