La actividad económica de Chile creció en octubre un 1,5 % respecto al mismo mes de 2014, por debajo de los pronósticos del mercado y los expertos, que promediaban un 1,7 % para el décimo mes del año, informó hoy el Banco Central.


La cifra significó un alza de 4.250.774 millones de pesos (unos 5.961 millones de dólares)

En el resultado de octubre incidió principalmente el mayor valor agregado de los servicios, efecto que fue atenuado por caídas anotadas en la industria manufacturera y la minería, precisó el organismo emisor.

En tanto, la serie desestacionalizada no registró variación respecto del mes precedente y creció un 2,1 % interanual, en un mes que tuvo un día laboral menos que octubre de 2014.

Las cifras corresponden al Índice Mensual de Actividad Económica (Imacec), que recoge un 91 % de los bienes y servicios incluidos en el producto interior bruto (PIB) y su variación es una aproximación a este.

“Esto muestra que la economía sigue navegando estos momentos un poco más difíciles, pero creciendo en torno al 2 %”, dijo el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

“Tenemos que trabajar para mejorar esa cifra. La economía está sana, esta generando empleo, la tarea ahora es reimpulsar para llegar a mayores cifras de crecimiento”, agregó.

En cuanto al Índice de Precios al Consumidor (IPC) en noviembre, que tuvo una variación nula, el titular de Hacienda indicó que “es una buena noticia” porque significa que “la inflación está controlada”.

Afirmó que la inflación en 12 meses llegó a 3,9 %, lo que está “dentro de lo esperado” y muestra, dijo, que la economía ha podido adaptarse a circunstancias más difíciles, entre ellas, el tipo de cambio.

“La economía ha tenido algo más de inflación, pero no mucho más, y esperamos que esta situación se mantenga en el sentido que podamos tener sectores muy rentables gracias ese dólar y que los consumidores no tengan que pagar por eso”, subrayó Valdés.

La economía chilena vive una recuperación lenta tras un ciclo de desaceleración que la llevó a crecer solo 1,9 % en 2014, la cifra más baja en los últimos 5 años, debido a las reducidas expectativas existentes, que han incidido en la inversión y el consumo privados.

Para este año, el Banco Central mantiene una previsión de crecimiento del PIB en un rango de entre 2 % y 2,5 %, que en definitiva, según los analistas privados, estará más cerca del límite inferior.

EFE