La Academia cayó ante Independiente por 2-1, pero festejó gracias a su triunfo de 2-0 en el partido de ida, donde el paraguayo había anotado. Después del clásico de Avellaneda, habló con la prensa y sopesó su estadía en el fútbol argentino.


Óscar Romero, jugador paraguayo de Racing.

Racing e Independiente jugaron dos partidos para definir los cupos a la Libertadores y Sudamericana. En encuentro de vuelta, Romero había sido bastante destacado por un gol anotado justo antes de ser cambiado por lesión. El resultado global arrojó un 3-2 en favor de La Academia.

Óscar ingresó a los 42 minutos del segundo tiempo, en reemplazo de Marcos Acuña. El exjugador de Cerro Porteño no tuvo muchas chances de generar peligro en el arco rival por el escaso tiempo que quedaba y porque su equipo se defendía sobre el final.

El primer gol del partido fue marcado por Cristian “Cebolla” Rodriguez, a través de un remate de tiro libre. Posteriormente, Luciano Lollo empató el marcador y parecía que Racing terminaba el partido con un poco de tranquilidad. Sin embargo…

Juan Lucero volvió a anotar para el Rojo, cuando se cumplía el tiempo reglamentario. Los centros llovieron al área albiceleste y el peligro fue constante. Finalmente, el equipo de Romero se quedó con el triunfo global y aseguró un lugar en la Copa Libertadores, mientras que Independiente se perfiló para la Copa Sudamericana.

Después del encuentro, Romero manifestó su alegría por la clasificación y los meses de satisfacción con la camiseta de Racing. “Hoy puedo decir que estoy plenamente adaptado al fútbol argentino. Al principio me costó, pero eso es normal”, manifestó.

El 10 y jugador considerado por la hinchada, dijo: “Muy contento por el año que tuve. Ahora toca descansar y pensar en lo que se viene. El balance que hago es positivo”.