La responsable de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Subacuático de la Unesco, Ulrike Guérin, subrayó hoy a Efe, en relación con el valioso galeón San José, hundido en 1708 y recién hallado en aguas colombianas, que su misión es proteger ese histórico pecio, no decidir quién es el propietario.


La UNESCO condenó el asesinato del periodista mexicano Francisco Pacheco Beltrán y solicitó a México que investigue esa muerte

Las cuestiones de propiedad dependen de otras instancias, recalcó Guérin, quien se dijo convencida de que la Unesco comparte con España la voluntad protectora del patrimonio, y lamentó la reciente adopción de una ley en Colombia que permite comercializar ciertas piezas históricas a condición de que haya varias similares.

La responsable lamentó, igualmente, que Colombia no sea uno de los 18 países latinoamericanos que ya ratificaron la convención de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura que prohíbe todo comercio con el fruto de yacimientos subacuáticos, pero expresó su esperanza de que lo haga pronto.

El galeón español San José naufragó con una valiosa carga, entre escudos de oro y plata, metales y esmeraldas, hundido por un cañonazo de piratas ingleses ante las costas de Cartagena de Indias.

“Me sorprendería mucho” que el interés español por ese navío -hallado el 27 de noviembre pasado, según anunció este sábado el presidente colombiano, Juan Manuel Santos- “fuese una cuestión de propiedad”, resaltó Guérin en una entrevista telefónica.

“Esperamos que se haga una investigación con todo el rigor científico necesario” de ese patrimonio, que hay que proteger para tratarlo científicamente. “Para nosotros -insistió- no es cuestión de quién es el propietario, sino de ofrecer ayuda y asistencia a Colombia para que se haga el mejor trabajo posible”.

Al igual que Madrid, “también deseamos que se llegue a una solución amistosa”, explicó.

Guérin agregó que la Unesco está en contacto con las autoridades de Colombia y España desde hace años en relación con este caso, “muy atractivo”, en particular para los cazadores de tesoros, dado el contenido que transportaba.

De todas formas, abundó, “su valor es por el momento imaginario”, entre otras razones porque hacer un trabajo real de conservación e investigación patrimonial “es muy caro”, a diferencia de lo fácil que resulta extraer piezas de valor, como monedas de oro y joyas.

De hecho, añadió, parece que, por desgracia, según las fotos publicadas en la prensa, algunos arqueólogos creen que ya ha habido “trabajos hechos en el pecio, pues se ve que algunas sedimentaciones fueron ya retiradas”.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo hoy a Efe que el Gobierno español buscará un acuerdo “amistoso” con Bogotá, argumentará que la Unesco le ampara ya que se trata de un “barco de Estado”, y le pedirá información “de lo que ha pasado”.

En cualquier caso, aseguró, Madrid no renunciará al galeón porque se trata de un barco de Estado con “un significado histórico muy serio”.

Por su parte, el presidente colombiano afirmó que la operación de hallazgo del San José es “patrimonio de todos los colombianos y protegerlo debe ser un propósito nacional”.

EFE