Las designaciones de Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti serán temporales, debido a que los cargos en la Corte Suprema deben ser aprobados por dos tercios del Senado, actualmente en receso.


Según detalla un comunicado de Presidencia, para poder agilizar los nombramientos, Macri se amparó en un artículo de la Constitución argentina que le permite cubrir vacantes de «empleos que requieran acuerdo del Senado» y que se produzcan durante una pausa de las sesiones parlamentarias, que se reanudarán en marzo.

La validez de los mandatos se extenderá solamente hasta el 30 de noviembre del próximo año, cuando concluyan las sesiones del Congreso.

Este tipo de designaciones tiene pocos antecedentes en la historia democrática de Argentina.

Macri pretende cubrir así la plaza del juez Carlos Fayt, de 97 años, quien el pasado viernes hizo efectiva su renuncia después de un año en el que su permanencia en la silla, pese a su avanzada edad, había sido fruto de fuertes disputas con el exgobierno kirchnerista.

La segunda vacante quedó libre el pasado enero, pero la entonces oposición consideró que la designación de los nuevos miembros debía de ser tarea del nuevo Gobierno, por lo que bloqueó al Ejecutivo de Cristina Fernández la posibilidad de proponer un cargo para el tribunal.

Rosenkrantz es doctor en Derecho, fue asesor del Banco Mundial, de la convención que reformó la Constitución argentina en 1994 y actualmente ocupa el cargo de rector de la Universidad de San Andrés, de Buenos Aires.

En tanto, Rosatti, abogado constitucionalista, fue ministro de Justicia durante el mandato de Néstor Kirchner, entre 2004 y 2005, y conjuez de la Corte Suprema.

Fuertes críticas

El excandidato Sergio Massa, dijo que  «Los nombres (de los designados) me parecen impecables, pero la forma me pareció horrible», enfatizó Massa respecto a la decisión de Macri.

El actual diputado por el Frente Renovador añadió: «No veo la urgencia de que la situación amerite las designaciones por decreto en comisión». «No lo entiendo», afirmó Massa en diálogo con radio Mitre en referencia al decreto en cuestión.

«Creo en la buena fe del Presidente y espero que cambie este decreto y mande los pliegos al Senado. Sería un buen gesto y de respeto al Congreso, no creo que sería una marcha atrás», puntualizó el legislador.

«¿Qué hubiese pasado si este decreto lo hubiese firmado el gobierno anterior?», analizó Massa.

Por su parte, el exvicepresidente Julio Cobos, señaló que  el decreto»Era innecesario»  Macri «tendría que haber llamado a extraordinarias».

«Estamos sorprendidos, conozco sobre todo los antecedentes de uno, estudiaré el del otro y formaré parte de la comisión de acuerdos pero me ha sorprendido, y creo que es innecesario este decreto»./EFE y TELAM

Compartí: