“En estas fiestas que no se quemen los muñecos de la casa”, bajo este slogan, el Ministerio de Salud Pública activó por tercer año consecutivo la Campaña de prevención de quemaduras por artefactos pirotécnicos, encarada por el Centro Nacional del Quemado en coordinación por el Hospital de Trauma “Manuel Giagni” ex Emergencias Médicas.


En Paraguay, unos 30 niños mueren al año por quemaduras prevenibles

El acto de lanzamiento tuvo lugar esta mañana, en la sede ministerial con presencia del ministro de Salud Pública, Antonio Barrios. La campaña apela a la conciencia de padres y tutores para que éstos puedan impedir que los niños manipulen pólvora, ya que estos pueden producir quemaduras, mutilaciones de miembros y otras graves secuelas.

“Este año queremos llegar al corazón de los padres. Pedimos que en estas fiestas cada mamá y papá cuiden de los muñecos de la casa, que son los hijos. No queremos ver más niños con quemaduras en el rostro, con lesiones oculares, con traumatismo acústico, con amputación de dedos o manos como consecuencia de la explosión de petardos. Evitemos este dolor a nuestros niños”, pide a la ciudadanía el Doctor Bruno Balmelli, responsable del Centro Nacional del Quemado.

Estrellitas, ajitos y fosforitos se encuentran incluidos entre las bombas peligrosas
Estrellitas, ajitos y fosforitos se encuentran incluidos entre las bombas peligrosas

Estrellitas, ajitos y fosforitos también están incluidos dentro de la clasificación de bombas peligrosas. “Todas las bombas pueden producir daños. He visto incluso muertes en niños por manipulación de estrellitas”, declaró Balmelli. Explicó que la chispa que produce la estrellita puede quemar la ropa y esto a su vez quemar la piel de los niños. Esta quemadura es prácticamente irreversible”, aseguró el galeno.

Recalcó que las quemaduras pueden prevenirse, por lo insiste estar al pendiente de los niños y no darles explosivos para que jueguen.

El especialista recomienda en lo posible no utilizar los petardos, caso contrario, pide que la manipulación del artefacto pirotécnico esté a cargo de una persona mayor, que no se encuentre bajo los efectos del alcohol. Menciona que nunca la explosión de petardos no debe realizarse dentro de la casa ni en lugares cerrados.

Por su parte, el Dr. Jesús Marín, experto en reconstrucción de manos informó que la curación y tratamiento de un paciente, víctima de quemaduras por petardos, con amputación de uno o dos dedos le cuesta al Estado entre 40 a 50 millones de guaraníes. En Paraguay, unos 30 niños mueren al año por quemaduras prevenibles.

No a las armas de fuego

Aconsejan asimismo a la población no hacer uso de las armas de fuego a fin de evitar tragedias y cegar vidas.

Impacto positivo en Campaña de prevención

El Dr. Bruno Balmelli expuso que tras el inicio de esta Campaña , en el 2013 hasta la fecha se observa una reducción considerable de victimas de quemaduras por bombas y bombitas, y es a lo que se apunta este año. De 40 casos, en el 2013 se redujo a 16 y 15 casos en el 2014, según informó.

En otro punto, el titular del Centro del Quemado mencionó que la cartera sanitaria está trabajando en un proyecto para regular la venta y adquisición de bombas.

Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social

Compartí: