El magnate estadounidense de la informática y la biomedicina James Henry Clark, de 71 años, ha desbancado con su victoria de hoy en la Rolex Sydney Hobart con el maxi 'Comanche', al empresario vitivinícola australiano Bob Oatley, de 85 años, propietario del 'Wild Oats XI' ocho veces ganador de la prueba y el barco más legendario de la vela australiana de alta competición.


El magnate estadounidense de la informática y la biomedicina James Henry Clark

Clark nació en Plainview (Texas), tuvo una infancia difícil -no pasó de la escuela secundaria- y se enroló en la Marina, donde estuvo cuatro años y se inició en la electrónica. Al dejar la armada comenzó a asistir a clases nocturnas en la Universidad de Tulane donde, a pesar de su falta de un diploma de escuela secundaria, fue capaz de ganar los créditos suficientes para ser admitido en la Universidad de Nueva Orleans, donde se licenció en ingeniería y ciencias físicas. Se doctoró en ciencias de la computación por la Universidad de Utah en 1974. Tenía 30 años.

Trabajó como profesor asistente en la Universidad de California en Santa Cruz desde 1974 hasta 1978 y luego como profesor asociado de ingeniería eléctrica en la Universidad de Stanford (1979-1982).

En 1982 fundó Silicon Graphics, Inc. (SGI) y en 1993, tras dejar la compañía fundó Netscape, instrumento que ayudó a implantar el Internet en Wall Street. Con una inversión de 5 millones de dólares, vendió la empresa por 2.000 millones.

En 1995 se interesó por empresas asociadas a la industria de la salud y dirige varias empresas de inversión e investigación biomédica de las más importantes de Estados Unidos. Es el gran mecenas de la Universidad de Stanford, a la que dona 150 millones de dólares anuales para investigación.

Ha estado casado cuatro veces y tiene tres hijos. Tras su divorcio de Nancy Rutter, con quien estuvo casado 15 años (la ruptura le costó 125 millones de dólares), empezó a salir con la modelo australiana de Victoria Secret, Kristy Hinze, 36 años menor que él y se casó con ella en 2009, con quien tuvo una hija en septiembre de 2011.

Clark es un navegante reconocido y, además, del ‘Comanche’ tiene otros barcos cono la goleta de tres mástiles ‘Athena’, la segunda mayor del mundo con 90 metros de eslora.

Empezó a salir con la modelo australiana de Victoria Secret, Kristy Hinze, 36 años menor que él y se casó con ella en 2009, con quien tuvo una hija en septiembre de 2011
Kristy Hinze, 36 años menor que él. Se casó con ella en 2009. Tuvo una hija en septiembre de 2011

El ‘Comanche’ ha sido su gran sueño de navegante hecho realidad y al respecto ha indicado: “La gente gasta dinero en el deporte y yo simplemente odio jugar al golf. Pero me encanta la vela y el aspecto de la tecnología.”

Su paso por la Marina de Estados Unidos despertó su afición y a finales de 1980 compró su primer barco de vela. El ‘Comanche’ debe su nombre en honor último jefe de la tribu comanche, Quanah Parker.

Tras una inversión de 15 millones de dólares en el proyecto, realizado casi exclusivamente para acabar con la leyenda del ‘Wild Oats’, el copa américa estadounidense Ken Read, patrón del barco ha señalado que: “Jim y Kirsty son probablemente las dos personas más competitivas que he conocido. Ellos van a Australia cada año por Navidad y obviamente competir en la Sydney-Hobart era un objetivo claro”.

Read y los Clark se han convertido en amigos muy próximos durante su tiempo juntos, lo único que lamenta es que Clark, septuagenario, no es ya lo suficientemente joven como para estar a bordo en algunas de las carreras más duras del ‘Comanche’.

“Mi esposa es australiana y una señora muy competitiva”, dice Clark, “y ella quería navegar en la Sydney-Hobart. Tenemos el barco y a eso vamos. El año pasado fuimos segundos y no quería que se nos escapara en este”.

Sus débiles tobillos no le permiten estar sobre la cubierta inclinada constantemente. Tiene un asiento especial de fibra de carbono para la popa. “Me hubiese encantado estar navegando con ellos pero comencé tarde en la vida para navegar en competición.”

“Me gustan las lanchas rápidas y Kristy estaba aburrida de carreras conmigo en el ‘Hanuman’ (un barco clásico de la clase J)”, ha señalado Clark, cuya fortuna personal supera los 1.500 millones de dólares.

EFE