“En estas fiestas que no se quemen los muñecos de la casa”. Con este eslogan, el Ministerio de Salud Pública recuerda a la ciudadanía, especialmente a los padres y madres, tener especial cuidado con ciertas costumbres que podrían poner en riesgo la salud de los niños/as, como el caso de la manipulación de petardos, a los efectos de evitar quemaduras y otras secuelas irreversibles.


La manipulación de los petardos puede producir quemaduras no solo a nivel de las manos (amputaciones), sino que también puede afectar el tórax, cara (pérdida de visión y desfiguraciones) y otras zonas.

Se insta evitar que los niños/as manipulen artefactos pirotécnicos de cualquier índole. Ajitos, estrellitas y fosforitos se encuentran entre los petardos peligrosos, ya que todos contienen pólvora. Hay que tener en cuenta que cuando hay pólvora de por medio no existe artefacto inofensivo.

Si se opta por la explosión de bombas pese a las advertencias, se pide que estos sean manipulados por un adulto responsable que no esté bajo los efectos del alcohol.

Hay que tener en cuenta que las “bombitas” nunca debe llevar en los bolsillos y tampoco permitir que los niños las porten.

El único lugar donde deben encender o manipular es al aire libre, asegurándose de que se tenga distancia de elementos que puedan entrar en combustión y de otras personas.

No exponer bombitas, explosivos ni juegos pirotécnicos a fuentes de calor.

Leer y respetar las indicaciones de uso de cada elemento.

Si el artefacto no explota, jamás tocarlo. Se debe apagar con abundante agua y tomar distancia.

No encender petardos con mechas cortas (un centímetro o menos), no dan tiempo a quien los enciende de alejarse lo suficiente.

Mantener fuera del alcance de los niños todo tipo de material explosivo, petardos y bombas.

En caso de sufrir una lesión o una quemadura por pirotecnia, no es conveniente colocarse cremas, ni ungüentos, se debe evitar totalmente el uso de pasta dental sobre la herida porque todos estos productos podrían empeorar el cuadro.

Al sufrir una quemadura, hay que lavar la zona con agua fría, colocar paños limpios humedecidos en el lugar y concurrir inmediatamente al servicio de salud más cercano.