El Ministerio de Salud  Pública y Bienestar Social exhorta a todos, principalmente a los padres de familia, a no permitir  que niñas y niños entren en contacto y/o manipulen los artefactos pirotécnicos de manera a evitar graves lesiones que por lo general se localizan en manos, cabeza y ojos.


La explosión de petardos, además de quemaduras de 2do. y 3er. grado puede producir sordera, daños oculares, pérdida de miembros y amputaciones, así como intoxicación por ingesta de fósforo blanco.

Las estrellitas, ajitos y fosforitos están incluidos dentro de la clasificación de bombas peligrosas, ya que contienen pólvora. Se advierte que la chispa que produce la estrellita puede quemar la ropa y esto a su vez quemar la piel de los niños.

Para aquellas personas que no toman en cuenta esta recomendación se aconseja la manipulación responsable:

  • No permita que niños manipulen ningún tipo de petardos.
  • Nunca deje al alcance de los niños elementos pirotécnicos.
  • Los fuegos artificiales (cohetes, luces, etc.) no deben ser dirigidos o apuntados hacia otra persona, construcciones, elementos combustibles y/o árboles frondosos.
  • Nunca utilizar material clandestino.
  • No colocar ningún tipo de material explosivo en los bolsillos.
  • Los juegos pirotécnicos deben mantenerse en el piso; nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.
  • Nunca utilizar objetos pirotécnicos dentro de la vivienda.
  • No dejar ni exponer al sol o próximos a fuentes de calor.
  • Encender un elemento por vez. Luego de encendido el artefacto retirarse a una distancia prudente.
  • Si los petardos, bombas no explotan no deben tocarse, aunque la mecha parezca apagada.