La Dra. Águeda Cabello, directora de Vigilancia de la Salud indicó que si bien hasta el momento no se verifica una epidemia del virus, no descarta la posibilidad de que esta pueda desatarse en cualquier momento debido al escenario climático que se viene experimentando con las persistentes lluvias y las altas temperaturas, factores que favorecen la reproducción acelerada de mosquitos.


No descartan la posibilidad de una epidemia de dengue.

Expuso que de acuerdo a estas condiciones climáticas y ambientales, Paraguay cuenta con altas posibilidades de desencadenar una epidemia.

“Estamos preocupados porque los casos de dengue se están incrementando y no estamos teniendo apoyo de otros sectores para frenar el impacto de esta enfermedad”, declaró la referente de Salud Pública, entre los que mencionó a la Secretaría del Ambiente, Fiscalía del Medioambiente, Municipalidades y Gobernaciones.

Lamentó que todavía se vea por las calles cubiertas en desuso tiradas y patios baldíos llenas de basura. “El Ministerio de Salud está tan empoderado en esta lucha que incluso el Senepa está recolectando la basura realiza, trabajo que no le corresponde, pero hasta ese punto llegamos”, dijo.

No obstante pide a la ciudadanía tomar conciencia y proseguir con las tareas de eliminación de criaderos de mosquitos para frenar el avance del virus.

Cabello señaló que en estos momentos se verifican brotes importantes en tres departamentos: Amambay, Alto Paraná (Ciudad del Este) y Concepción. Incremento de casos se observa igualmente en Asunción, Central, bajo Chaco, Paraguarí y Cordillera. “Tenemos un brote circunscripto en Guairá (Villarrica) e incremento de notificaciones en otros lugares”, explicó.

“Hay que tener en cuenta que, a medida que incremente el tiempo de las inundaciones, en esas áreas no epidémicas también vamos a observar casos”, aseguró la epidemióloga.