En los últimos nueve meses la red pudo introducir a más de cincuenta personas procedentes de Oriente Medio mediante la emisión fraudulenta de visados en sus pasaportes legítimos, informó hoy este cuerpo de seguridad.


Los inmigrantes pagaban previamente entre 10.000 euros (10.865 dólares) y 15.000 euros (16.286 dólares)

La Policía española desarticuló una red internacional asentada en el país que introducía en Europa a iraníes a cambio de dinero y detuvo a siete personas, todas de Irán, seis de ellas en Madrid y una en la Costa del Sol (sur).

Los inmigrantes pagaban previamente entre 10.000 euros (10.865 dólares) y 15.000 euros (16.286 dólares) por conseguir la documentación.

Las investigaciones se llevaron a cabo con la colaboración de la agencia policial británica RALON y según los agentes, la organización operaba desde hace dos años.

Una vez en territorio europeo, los inmigrantes llegaban a Madrid por vía terrestre o aérea, y allí miembros de la organización les facilitaban alojamiento y les daban pasaportes griegos falsificados para poder viajar a Reino Unido como ciudadanos europeos.

La red contaba con la colaboración de una empresa legal de importación-exportación, donde las víctimas ingresaban el dinero en Irán, que luego era desembolsado en España por el principal responsable de esa sociedad, que se encontraba en este país en situación ilegal.

En la operación también se intervinieron 100.000 euros (108.666 dólares) en efectivo, 47 pasaportes falsificados de Francia, Grecia y Reino Unido fundamentalmente, vehículos de alta gama, soportes informáticos y teléfonos móviles.

EFE