La cancillería en un comunicado señaló que esas actividades violan las resoluciones 1718 y 1874 del Consejo de Seguridad de la ONU y "generan un clima de tensión y de amenaza que obstaculiza el pleno funcionamiento de los mecanismos internacionales que propugnan el desarme nuclear y la no proliferación de ensayos nucleares".


Kim Jong-Un, máximo líder norcoreano.

Asimismo, la Cancillería instó “al estricto cumplimiento de las normas vigentes en materia y ratifica sus deseos de paz y estabilidad de esa región y del mundo”.

Además, el comunicado expresó su confianza en la aplicación de sanciones a ese tipo de actos según la resolución 2087 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Corea del Norte anunció el miércoles que llevó a cabo su primer test con una bomba nuclear de hidrógeno. Se trata del cuarto ensayo nuclear conocido desde 2006, cuando la ONU comenzó a imponer sanciones a ese país por esas pruebas. EFE