La agente fiscal de Pilar Ana Luz Franco recibió denuncias de vecinos de la zona, quienes alertaron sobre el hallazgo de peces muertos en el cauce hídrico, por lo que funcionarios de la Unidad de Delitos Ambientales se constituyeron en el lugar y constataron la mortandad de los animales acuáticos.


Algunos de los peces hallados en el arroyo Ñeembucú.

Ante esta situación se convocó a especialistas; entre ellos a una bióloga de la Universidad de Pilar y a la directora del laboratorio de la Secretaría Nacional del Medio Ambiente (SEAM), quienes en un procedimiento encabezado por la Fiscalía levantaron muestras de agua, a fin de esclarecer la existencia o no de contaminación y las causas de la mortandad de los peces.

La fiscal Franco dijo que “la hipótesis inicial que manejan los peritos apunta a la posible falta de oxígeno en el agua como principal motivo para la mortandad de los peces. Esto también puede ocurrir debido al calentamiento del agua, o a la presencia de gran cantidad de materias orgánicas estancadas y en grado de descomposición, según dicen los expertos. Por ello, la Fiscalía participa en estos procedimientos, y en el caso de que se determine que existe contaminación, se deberá identificar de dónde proviene”, refirió finalmente.