Rajoy, que acudió al Congreso para acreditarse como diputado, volvió a insistir en su propuesta de un gran pacto de su partido, Partido Popular (centroderecha), con los socialistas (PSOE) y Ciudadanos (centro liberal). Los tres formarían, dijo, un 'grupo fuerte de 250 diputados' en un parlamento de 350 escaños, que podría llevar adelante las reformas y que 'transmitiría fuera y dentro del país un mensaje de tranquilidad, estabilidad, seguridad y certidumbre'.


Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió hoy de una posible coalición de los socialistas con partidos independentistas para formar gobierno y afirmó que esa no sería la opción más conveniente para España.

El PP, con 122 diputados, ganó las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, pero no tiene mayoría suficiente para formar gobierno, por lo que necesita pactar con otros partidos, aunque hasta ahora ninguno le he garantizado su apoyo.

En caso de que Rajoy no pueda formar gobierno, el líder socialista, Pedro Sánchez, insistió ayer en que el PSOE “asumirá su responsabilidad” como segunda fuerza política (90 escaños) y tratará de encabezar un Ejecutivo, para lo que buscará el apoyo de los partidos progresistas.

Sánchez viajó ayer a Lisboa para conocer la experiencia política de Portugal, donde los socialistas presiden el gobierno con el apoyo de dos fuerzas de izquierda, después de quedar como segundo partido en las elecciones.

En declaraciones a los periodistas, Mariano Rajoy dijo que ve al líder socialista “capaz” de buscar una coalición de “ocho o nueve partidos”, algunos con planteamientos independentistas, y advirtió de que esa no sería la opción más conveniente para España.

El presidente del Gobierno en funciones no quiso dar detalles de las conversaciones con otras fuerzas políticas para conseguir su investidura e insistió en que seguirá defendiendo su propuesta.

Rajoy explicó que no ha podido hacer hasta ahora ninguna oferta concreta a Sánchez “porque no ha querido escucharla”, pero en cualquier caso la trasladará en el debate de investidura.

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa / EFE
Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa / EFE

El jefe del Ejecutivo español reiteró que sólo hay tres opciones: el pacto que él plantea, una coalición de “extrema izquierda” que incluya a independentistas y partidarios del derecho de autodeterminación o volver a celebrar unas elecciones generales.

La “mejor” de las opciones, subrayó, es la suya, porque lo que necesita el país es “estabilidad, certidumbre, seguridad, consolidar la recuperación económica” y seguir en la senda de crecimiento económico “fuerte” y de “creación de empleo”.

El plan de Sánchez de intentar formar un gobierno de izquierdas fue apoyado hoy por la presidenta del Gobierno de Andalucía, Susana Díaz, quien lidera la agrupación socialista más potente de España, aunque afirmó que “no a cualquier precio”, siempre que “no ponga en cuestión la unidad de España”.

La posibilidad de pactar con otros partidos ha sido cuestionada por la dirección del PSOE, ya que algunos líderes regionales no ven con buenos ojos llegar a un acuerdo con Podemos, nuevo grupo de izquierda que aboga por un referéndum sobre la independencia en Cataluña, aunque esta formación ha insistido en que está en contra de la independencia catalana.

EFE