Esto se debe a la expansión de los virus transmisor de estas enfermedades. Todos ellos transmitidos por el mismo mosquito, el "Aedes aegypti", que se reproduce con más facilidad durante el verano austral. El Ministerio de Salud dispuso un plan de contingencia de prevención y control.


Piden eliminar los criaderos.

La alerta obliga a todos los establecimientos sanitarios, tanto públicos como privados, a informar sobre los casos detectados.

La decisión obedece al incremento de casos de dengue y de las otras dos enfermedades transmitidas por el “Aedes aegypti” y por el aumento del riesgo de aparición de casos severos que pueden provocar incluso la muerte de un paciente con otras enfermedades.

Según los últimos datos del Ministerio de Salud, hasta la penúltima semana de 2015 se registraron en Paraguay un total de 16.000 casos de dengue y 4.288 de chikunguña, mientras que se verificó la presencia del virus del Zika en la ciudad de Pedro Juan Caballero, fronteriza con Brasil.

Los tres virus se transmiten a través del mosquito, que busca zonas de agua estancada para reproducirse.

Paraguay vivió en 2013 la peor epidemia de dengue de su historia con 150.000 casos registrados de la enfermedad, que se cobró 252 vidas, en un país de unos 6,7 millones de habitantes.

Los brotes activos de estos virus han sido detectados por las autoridades en los departamentos de Concepción, Amambay, Alto Paraná, Caaguazú, Presidente Hayes, Guairá, y en Asunción su área metropolitana.

Según el Ministerio de Salud, la inestabilidad climática de los últimos meses de la primavera y el verano austral, temporada de lluvias en Paraguay, obstaculiza el control químico del mosquito, lo que permite que “se mantenga una elevada infestación vectorial”.

A lo que se suma el turismo de verano como factor de riesgo, pues el flujo de viajeros pueden favorecer la propagación del virus en Paraguay y en los países vecinos como Brasil y Argentina. EFE