La quinta edición del Festival Internacional del Lago Yguazú está inspirada en las etnias indígenas, por lo que lleva por lema “Jajeroky Jatopapeve Yvy Marane´y” (Bailemos hasta encontrar la tierra sin mal).


Afiche del Festival internacional del lago

El evento que mostrará la riqueza de las culturas de diversos países y del Paraguay, se realizará el 19 y 20 de febrero en la ciudad de Juan E. O´Leary, a 80 km de Ciudad del Este, en el departamento de Alto Paraná. Las entradas tienen un costo de guaraníes 10.000 y puede adquirirse a través de los organizadores. Para consultas contactar con Liliana Molinas al 0992. 793077.

El festival es organizado por el Centro Cultural Cacique Che´iro y el elenco folclórico O´Leary Jeroky, con el apoyo de CIOFF Paraguay (Consejo Internacional de Organizaciones de Festivales de Folklore y Artes Tradicionales).

Los grupos que participarán del festival del lago Yguazú también harán una caravana que recorrerá varias poblaciones del país. Comenzará en Juan E. O´Leary y posteriormente se trasladarán a Minga Guazú, Itakyry, San Alberto, Nueva Esperanza y Katueté y Asunción.

Hay cinco delegaciones confirmadas para esta edición, entre ellas Polonia, Turquía, México, Colombia y Paraguay, y como uno de los elencos nacionales figura el grupo “Paraguay Recove”.

El Yvy Marane’y (La tierra sin mal) es una ideología de los guaraníes, que más allá de buscar un lugar geográfico, era o es vivido en las comunidades indígenas como una tendencia hacia lo bueno, lo perfecto, lo justo, lo tranquilo, lo que debería ser.

Liliana Molinas, coordinadora del elenco folclórico O´Leary Jeroky, mencionó que consideran digna de ser rescatada esta ideología de nuestro pueblo guaraní y ponerla en conocimiento de todos para que deje de haber prejuicios acerca de las culturas autóctonas del Paraguay, y que están en tratativas para que algún grupo indígena participe del festival presentando una danza tradicional.

Los organizadores esperan que este año las ciudades vecinas puedan asistir al festival y que esas comunidades se involucren y confraternicen con las delegaciones participantes para un intercambio cultural. Que los extranjeros conozcan las raíces culturales del Paraguay y que dicha actividad sea una experiencia enriquecedora para los jóvenes involucrados en la danza.