Si los adultos visten con pantalones vaqueros y camisetas, los jóvenes lucen trajes de tres piezas, una fusión de tendencias que deja a un lado la edad del hombre y aboga por la coexistencia de generaciones, según lo que se ha visto hoy en la inauguración de la 89 edición de Pitti Uomo.


Si los adultos visten con pantalones vaqueros y camisetas, los jóvenes lucen trajes de tres piezas

El hilo conductor de esta feria, la más importante de la moda masculina, es la coexistencia de muchas generaciones diferentes en la moda y los estilo de hoy, “en un mundo donde la edad es más un estado mental que un dato real”, explicó hoy a EFE el secretario general de Pitti Immagine Uomo, Lapo Cianchi.

Después de años vistiendo con prendas clásicas y sastrería el hombre de mayor edad recupera el espíritu más joven y deportivo y apuesta por un “casual”, en el que la camiseta es protagonista.

Sin embargo, el joven abandona el pantalón vaquero y se aferra al traje de chaqueta que adorna con vistosos complementos como las pajaritas, los pañuelos y los sombreros, una estética que aporta rigor y seguridad a la juventud.

Con mayor contundencia que en ediciones anteriores, la Fortezza da Basso se convierte en el escenario universal de la moda masculina, un interesante escaparate en el que se exhiben las tendencias para el próximo otoño-invierno 2016-2017.

Más de 60.000 metros cuadrados para dar cabida a 1.205 marcas internacionales y 24.000 compradores, de los cuales más de un 43 por ciento no son italianos, “sino que vienen de Estados Unidos, Alemania, Francia, Dinamarca, Noruega, Hong Kong o España”, apunta Cianchi.

Esta nueva edición apuesta por la calidad, diseños y tejidos selectos que se pueden ver en “New Makers”, un espacio que ubica el buen hacer y la sensibilidad del trabajo artesanal.

“Esta sección acoge a una nueva generación de artesanos de todo el mundo, un proyecto que encarna la frontera más vanguardista de la artesanía contemporánea”, cuenta Lapo Cianchi, quien adelanta “que se trata de productos de excelente calidad para un público muy específico”.

Los estilos más vanguardistas se instalan en la plataforma “L’Atro Uomo”, sección que acoge los proyectos “que anticipa los cambios del gusto”, dice Cianchi.

Desde hoy y hasta el próximo 15 de enero, la ropa más deportiva se puede ver y adquirir en I Play, un pabellón que propone “una indumentaria ‘sport’ ideada para una vida urbana”, asegura.

En esta nueva edición vuelve OPen, “proyecto que interpreta de manera sofisticada las colecciones de nueva generación que superan el concepto de masculino y femenino”, explica Cinchi, quien asegura que este es “un sector muy solicitado en el mercado internacional”.

Otra de las novedades es Unconventional, un escenario dedicado a al lujo “underground”, con un enfoque anticonformista y materiales de alta calidad, “prendas contemporáneas de carácter unisex”.

Desde el epicentro de la feria se articulan quince etapas para vestir al hombre en función de sus necesidades. Así encontramos en el pabellón central firmas de etiqueta y corte clásico como Brunello Cucinelli, Herno, Thomas Mason o Tombolini en el pabellón central.

Eye-Pop, el territorio dedicado al diseño y la investigación estilística de gafas, “complemento cada vez más ligado a la moda”, según cuenta Cianchi, quien asegura que es una propuesta “ideada para satisfacer las exigencias de los grandes compradores”.

Otro éxito de la feria es Futuro Maschile, territorio en el que se muestra el vestir masculino clásico contemporáneo, el preferido de marcas como Salvatore Piccolo o Faliero Sarti o United Arrows.

Estados Unidos vuelve a adquirir protagonismo a través del proyecto “Born in the USA, by Liberty Fairs”, una iniciativa cuyo objetivo es promover la producción local a través de “algunas marcas entre las más calificadas que existen y producen en Estados Unidos”.

En esta nueva edición se ve muchos accesorios para hombres, desde fragancias a sombreros, pasando por gafas, bolsos, zapatos y cinturones, sin olvidar las tecnologías de bolsillo.

Carmen Martín – EFE