Fueron las declaraciones del diputado, Ricardo González, del Partido encuentro Nacional (PEN). El juicio contra 11 campesinos, acusados por la Fiscalía de provocar el enfrentamiento con la Policía que se saldó el 15 de junio de 2012 con 11 labriegos y 6 policías fallecidos y que impulsó la destitución del entonces presidente Fernando Lugo, continuará hoy con las  declaraciones de testigos.


El juicio continúa el día de hoy.

González aseguró que el juicio “se encuentra amañado por los responsables de la investigación fiscal”, quienes, según dijo, “buscan imponer la versión de los que forzaron la caída del gobierno del expresidente Fernando Lugo”, según un comunicado oficial de la Cámara de Diputados.

En junio de 2012, cerca de 300 policías acudieron a desalojar de forma violenta a los aproximadamente 70 campesinos que habían ocupado una finca conocida como “Marina Kue”,para reclamar que formara parte de la reforma agraria.

Durante el desalojo se produjo un tiroteo que acabó con la vida de 11 campesinos y 6 policías, y la Fiscalía acusó de distintos cargos a 11 labriegos, familiares y amigos de los fallecidos, mientras que no hay ningún investigado en las filas de la Policía o entre los responsable políticos de entonces.

El legislador criticó que el fiscal del caso, Jalil Rachid, es el novio de la nieta de Blas Nicolás Riquelme, cuya familia pleitea desde hace años con el Estado para acaparar las tierras reclamadas por los campesinos.

“No sé si a esto se le llama prevaricato o desconocimiento de la Ley, pero este fiscal Rachid hizo todo lo que no tiene que hacer un agente. Es vergonzante su actuación, solamente trata de imponer una versión, la que se acomoda a quienes planearon el juicio político posteriormente y fueron parte de una conspiración para sacar del poder a Lugo”, insistió González.

Según el legislador, la masacre fue en realidad “una trampa al gobierno del entonces presidente Fernando Lugo, de manera a crear las condiciones para que se desarrolle un juicio político”.

“Hay gente que sigue testificando que todo fue grabado y que los disparos fueron desde arriba, desde un helicóptero totalmente artillado”, dijo en contra posición al fiscal Rachid quien asegura que fueron los campesinos con escopetas de caza los que dispararon contra la Policía.

“Lo sucedido fue parte de una conspiración para sacar del poder al entonces presidente Fernando Lugo y crear condiciones para el ascenso del actual titular del Ejecutivo (Horacio Cartes), agregó.

“Fue una maniobra que se tejió desde alguna esfera real fáctica, no necesariamente política”, remarcó. EFE