El único hospital de la localidad asediada siria de Madaya prepara hoy la evacuación mañana o el viernes de unos 400 enfermos que necesitan atención médica urgente tras meses en los que no han podido ser tratados de forma adecuada por la falta de medicinas.


El único hospital de la localidad asediada siria de Madaya prepara hoy la evacuación mañana o el viernes

El anestesista de ese centro sanitario, Jaled Mohamed, dijo a Efe por teléfono que está previsto que los pacientes sean trasladados a un hospital de Damasco.

“Nosotros tratamos aquí a 200 enfermos, de los que once se encuentran en estado grave, el resto están en sus casas por la falta de espacio”, indicó el facultativo.

Madaya sufre desde julio pasado el asedio impuesto por el Ejército sirio y su aliado, el grupo chií libanés Hizbula, que fue intensificado en octubre.

Desde ese mes, no había entrado ni comida ni medicinas en esta urbe próxima a la frontera con el Líbano hasta que el lunes un convoy humanitario organizado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la ONU y la Media Luna Roja Siria accedió a su interior.

Mohamed destacó que en el hospital de Madaya tratan numerosos casos de malnutrición; de hecho desde el 1 de diciembre han muerto 28 personas, según datos de Médicos Sin Fronteras.

El anestesista añadió que no hay heridos por bombardeos y combates, porque desde hace tres meses no se producen.

Este centro, que abrió sus puertas en 2011, solo dispone de diez habitaciones y ofrece atención sanitaria a los 42.000 habitantes de la urbe.

“En el hospital trabajamos cuatro médicos -un ginecólogo, un pediatra, uno de medicina general y un anestesista- y cuatro enfermeras”, detalló Mohamed.

La escasez de equipamiento y medicinas debido al cerco no impide que los médicos lleven a cabo operaciones quirúrgicas.

El hospital dispone de una sección de pediatría, urgencias, un quirófano y un laboratorio con lo básico para efectuar diagnosis.

El lunes entraron medicamentos con el convoy humanitario, aunque Mohamed considera que necesitan muchos más.

La ONU y el CICR han adelantado que un nuevo cargamento con comida, medicinas y productos básicos entrará en breve en Madaya.

“Horrible”, “desgarradora” y “desastrosa”, han sido algunos de los adjetivos empleados en los últimos días por los responsables de estas organizaciones para describir la situación en Madaya, donde sus habitantes se han visto obligados a comer hojas de los árboles por la escasez, según han denunciado activistas.

https://www.youtube.com/watch?v=hClLebfk738

El jefe humanitario de la ONU, Stephen O’Brien, advirtió esta semana tras una reunión del Consejo de Seguridad de que cientos de personas debían ser evacuadas inmediatamente de esa población para recibir atención médica, o podrían fallecer.

De momento, solo han salido de Madaya 300 civiles por un acuerdo entre el Gobierno sirio y los grupos armados que operan en la ciudad, según confirmó hoy a Efe una portavoz de Hizbulá.

La fuente afirmó que 80 de los 300 civiles se han unido a las filas del Ejército sirio tras abandonar la localidad, y que no hay ningún herido.

Ayer, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de la evacuación de 300 personas de Madaya, pero no lo corroboró ninguna de las organizaciones que participaron en el convoy humanitario.

La portavoz de Hizbulá descartó que el acuerdo de Madaya sea similar al alcanzado el mes pasado en la vecina ciudad de Al Zabadani, “porque en esa ocasión se trató de un intercambio, y ahora no ha habido canje”.

En diciembre, las autoridades sirias y el grupo libanés alcanzaron un pacto con las facciones armadas que se encontraban en Al Zabadani por el que fueron evacuados más de 700 civiles y combatientes opositores de su interior, a cambio de la salida de 300 personas de los pueblos sitiados de mayoría chií de Fua y Kefraya.

https://www.youtube.com/watch?v=F_t80aKaAxU

Precisamente en esas dos localidades, que están cercadas desde hace meses por el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, entró asistencia hace dos días, en paralelo a Madaya, y se espera la próxima llegada de un nuevo cargamento.

El CICR instó hoy en un comunicado al fin de todos los asedios en Siria, lo que considera como “un asunto de urgencia”, ya que las necesidades humanitarias son “acuciantes”.

La ONU calcula que 4.500.000 sirios residen en zonas de difícil acceso, de los que 400.000 viven en áreas sitiadas.

Susana Samhan – EFE