El cantante fallecido el domingo tras una batalla contra el cáncer, fue incinerado en Nueva York en una ceremonia en la que no estuvieron presentes ni familiares ni amigos, informan hoy los medios británicos.


La colección de arte privada de David Bowie sale a subasta por primera vez.

Bowie, de 69 años, había especificado que no quería funeral, según fuentes cercanas al legendario cantante británico, que llevaba 22 años viviendo en la ciudad de los rascacielos.

Al parecer, el músico había pedido a sus familiares que quería morir “sin ningún lío” de por medio, ni funeral ni ceremonia pública para recordar su figura, señalan los medios británicos.

“No hay servicio público ni privado o funeral público. No hay nada”, dijo una fuente cercana al cantante al “Mirror”.

“En lo que a mi respecta, no necesitas un funeral para recordar a David, tienes en cambio su música. Hubiera querido simplemente desaparecer sin lío, sin gran espectáculo, sin fanfarria. Este sería su estilo”, afirmó otra fuente.

Bowie habría tenido una “incineración directa”, que para el departamento de sanidad del Estado de Nueva York significa que el cuerpo es incinerado sin ningún tipo de ceremonia.

El músico británico, autor de clásicos como “Starman” y “Space Oddity” y toda una leyenda de la música británica, murió dos días después de cumplir 69 años.

El artista, que popularizó el “glam rock” en los años 70 y 80, falleció el domingo “serenamente, rodeado de su familia, tras una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer”, según informó el lunes su página de Facebook. EFE