Fueron acusados por sustraer el año pasado joyas valoradas en 14 millones de libras (19 millones de euros) del depósito de seguridad londinense de Hatton Garden. 


Tres hombres declarados culpables de uno de los mayores robos en Reino Unido.

Carl Wood, de 58 años; William Lincoln, de 60, y Hugh Doyle, de 48, colaboraron con otros cuatro hombres, que ya habían admitido su complicidad, para desvalijar 56 cajas de seguridad que contenían oro, diamantes, zafiros y otras piedras preciosas.

Los ladrones aprovecharon los días festivos de la Semana Santa de 2015 para acceder al edificio de Hatton Garden, al que la policía no acudió en Viernes Santo a pesar de que se disparó una de las alarmas de seguridad.

Los siete hombres, más un octavo que no ha llegado a ser identificado, utilizaron herramientas pesadas para horadar el grueso muro de la cámara de seguridad y llevarse las joyas.

El juez hará pública el 7 de marzo su sentencia, que podría ascender a unos seis años de cárcel para cada uno de los hombres.

Daniel Jones, de 60 años; John Collins, de 75; Terry Perkins, de 67, y Brian Reader, de 76, podrían ver su pena reducida en un tercio debido a que admitieron su culpabilidad desde el primer momento.

“Esos cuatro hombres organizaron la conspiración. A pesar de su avanzada edad, aportaron una enorme experiencia en planear y ejecutar sofisticados crímenes similares a éste”, afirmó el fiscal Philip Evans durante el proceso.

Reader, el pensionista que según el juez lideró la banda para cometer el robo, es un antiguo lugarteniente del conocido gángster Kenneth Noye, que cumple cadena perpetua desde 1996 por asesinato.

Más de 9 millones de libras (12 millones de euros) del material sustraído en Hatton Gardens no se han recuperado, y los abogados de los siete hombres contemplan la posibilidad de que en el futuro se interpongan demandas contra ellos que desemboquen en nuevos procesos judiciales.

Los culpables del robo afrontan ahora una “vista de confiscación” en la que los magistrados podrían requisar sus bienes y añadir años de cárcel a sus sentencias si se hallan en posesión de más de medio millón de libras (675.000 euros). EFE