Ante el intenso calor que se registra en el país, especialistas del servicio del Hospital de Clínicas, dieron a conocer una serie de recomendaciones a tener en cuenta para evitar los “golpes de calor”,  afección común que afecta tanto a personas sanas que realizan ejercicios físicos como a adultos mayores con patologías de base.


Recomiendan beber mucha agua.

El golpe de calor, se trata de una enfermedad grave, debido al aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol (insolación clásica) o por hacer ejercicios en ambientes muy calurosos o con poca ventilación, al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento.

Antes de llegar a esta afección, aparecen los casos de síncopes por calor, que es una pérdida de conocimiento debido a las altas temperaturas, que resulta por la falta de adaptación a temperaturas elevadas. Ambas patologías generalmente afectan más a personas mayores, de entre 60 y 65 años, ya que el centro regulador de la temperatura tarda más en normalizar la temperatura corporal.

Los síntomas más habituales son la sed intensa, dolor muscular, náuseas y vómitos, respiración agitada, irritabilidad, dolor de cabeza, piel fría y húmeda y una temperatura elevada corporal.

En cuanto a la insolación una manera común de denominarle al golpe de calor se debe al efecto que produce en las personas al exponerse a altas temperaturas y que pueden por ejemplo, ocasionar una hipertensión arterial, que a su vez puede empujar a una descompensación como consecuencia de una exposición prolongada al sol, en ciertos tipos de personas.

Otra afección ocasionada por el calor es una similar a la ACV o derrame, denominada equivalente, debido a que los síntomas son muy similares a esta patología, pero ocasionada por el calor, produciendo también daño cerebral en el paciente; entre otros como los daños sufridos por el corazón, la vista, así como los efectos dañinos que tiene para la piel la exposición prolongada al sol.

Profesionales recomiendan no exponerse al sol o al calor en horarios no recomendados, entre las 10:00 y las 16:00 evitar someterse a los golpes de calor, es decir, salir del aire acondicionado al tufo del calor.

Hidratarse permanentemente con agua, consumir verduras y frutas frescas así como evitar comidas muy condimentadas y saturadas en grasa; ni realizar deportes en horarios no favorecidos.

Adquirir el hábito de utilizar bloqueadores solares, factor 30, por los brazos, piernas y rostro; ponerse ropas de colores claros, utilizar lentes para sol y kepis o sombreros.

Ante algún síntoma o descompensación por causa del calor, se aconseja llevar al afectado inmediatamente a consultar con un profesional médico. IP