Chakib Akrouh, fue condenado en rebeldía el pasado julio a 5 años de prisión por participar en actividades de un grupo terrorista, informó hoy la Fiscalía federal. El Kamikaze de 25 años y que tenía doble nacionalidad belga y marroquí, había viajado tanto a Siria como a Irak, y en el segundo país se unió a las filas del Estado Islámico (EI).


Chakib Akrouh

El kamikaze que se hizo explotar en el piso donde se atrincheraron en Saint-Denis varios yihadistas tras los atentados del 13-N en París. Como otros yihadistas belgas, residió durante un tiempo en el distrito bruselense de Molenbeek, donde se le dio de baja el 27 de agosto de 2014, según la Fiscalía.

Los diarios Le Soir y La Derniére Heure informan hoy además de que la Policía judicial belga ha efectuado un registro en la vivienda de los padres de Akrouh en Molenbeek

La primera pista que condujo a su identificación fueron las fotografías del metro de París en las que Akrouh aparecía junto con Abdelhamid Abaaoud, presunto cerebro de los ataques y que también falleció en el asalto al apartamento de Saint-Denis.

Según La Derniére Heure, Akrouh habría sido uno de los mejores amigos de Abaaoud.

El pasado 29 de julio, el tribunal correccional de Bruselas dictó una sentencia que condenó en rebeldía a Akrouh a cinco años de cárcel, por haber participado en actividades de un grupo terrorista entre el 30 de noviembre de 2012 y el 15 de febrero de 2015.

El mismo fallo condenó a Abdelhamid Abaaoud a 20 años de cárcel.

El primer viaje al extranjero de Akrouh se produjo tras haber frecuentado dos filiales yihadistas y tuvo lugar el 4 de enero de 2013, cuando se trasladó a Turquía, indicó la Fiscalía.

Según la investigación, de allí viajó a Siria, donde se tiene constancia de su presencia desde enero de ese mismo año.

La identificación del terrorista, nacido el 27 de agosto de 1990, fue confirmada por la comparación de su ADN con el de su madre.

EFE