Es el caso de varias embarazadas que aguardan llegar al parto en el Instituto de Previsión Social. Acostadas en los pasillos, sin las mínimas condiciones higiénicas e inclusive lidiando con ratones.


Foto Gentileza.