El titular de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), Joaquín Roa, solicitó a las personas desplazadas a causa de las inundaciones, que suman cerca de 100.000 solo en Asunción, que no retornen a sus hogares ante la posibilidad de una nueva crecida del río Paraguay el próximo mes de junio.


Advierten de que inundaciones en Paraguay podrían agravarse en marzo y abril.

El río Paraguay a su paso por Asunción alcanzó este miércoles la altura de 7,12 metros, 8 centímetros menos que el día anterior, con lo que acumula al menos cuatro días de descenso paulatino en su nivel.

Sin embargo, Roa precisó que esta bajada implica una “sensación falsa de alivio”, dado que para junio está previsto que se reanude el período de lluvias y vuelva a aumentar el caudal hídrico.

“La subida que tuvimos recientemente se dio única y exclusivamente a raíz de las grandes lluvias registradas en el país, y lo que estamos esperando para junio o julio es la crecida típica cíclica del río Paraguay“, afirmó el titular de la SEN.

Agregó que esta nueva crecida se producirá por la descarga de agua en la región del Pantanal, una zona fronteriza entre Bolivia, Paraguay y Brasil, en la zona del Chaco húmedo, considerada como el humedal más grande del mundo.

Por ello, Roa pidió a las personas desplazadas por las inundaciones que no vuelvan a sus hogares y permanezcan en los refugios que, afirmó, se están acondicionando y mejorando para su estadía.

La cifra de desplazados por las inundaciones en Asunción se mantiene en unas 100.000 personas, la mayoría de las cuales ha buscado acomodo en construcciones precarias de contrachapado que han levantado en 122 campamentos repartidos en la capital.

Abandonaron sus hogares a partir de diciembre, cuando las precipitaciones arrojadas por el fenómeno de El Niño aumentaron el caudal del río Paraguay, que anegó barrios enteros de la ciudad.

La Dirección Nacional de Meteorología de Paraguay alerta de que las inundaciones se agravan a causa de la deforestación, en un país que pierde cada año unas 325.000 hectáreas de masa forestal, según la Agencia de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). EFE