La conversación, mantenida a petición de Putin, según explicó el Gobierno alemán en un comunicado, tuvo lugar después de que ayer Merkel se reuniera con el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, y afirmara que las sanciones contra Rusia se mantendrán hasta que Moscú cumpla con Minsk.


La canciller alemana, Angela Merkel.

La canciller alemana, Angela Merkel, habló hoy por teléfono con el presidente ruso, Vladimir Putin, y le instó a ejercer su influencia sobre los separatistas prorrusos que operan en el este de Ucrania para avanzar en la aplicación de los acuerdos de Minsk.

La canciller dejó claro a Putin, añade el comunicado de su Gobierno, que para avanzar hacia una solución política global es necesario mejorar la seguridad en el Este de Ucrania y respetar el alto el fuego.

Merkel exigió también que se permita a los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) el acceso “sin restricciones” a la región en conflicto, incluidas las zonas fronterizas de Ucrania.

“Rusia debería hacer valer aquí su influencia sobre los separatistas”, manifestó la canciller, quien abogó también por elaborar cuanto antes una ley para las elecciones locales en Donbás, territorio que abarca las regiones de Lugansk y Donetsk.

Ayer, en una declaración ante la prensa junto a Poroshenko, Merkel lamentó que un año después de los acuerdos de Minsk aún no haya una “tregua sostenible” en el este de Ucrania entre las tropas de Kiev y los rebeldes prorrusos.

El alto el fuego es, recordó, uno de los puntos iniciales del acuerdo y requisito imprescindible para que se pongan en marcha los puntos políticos también pactados, “que aún no se han podido implementar”.

Merkel explicó también que las sanciones contra Moscú solamente se retirarán cuando se implemente por completo el Acuerdo de Minsk, que en febrero de 2015 en la capital bielorrusa firmaron Poroshenko y el presidente ruso, Vladimir Putin, con la mediación de la canciller y del presidente francés, François Hollande.

EFE

Compartí: